El clima en Neuquén

icon
12° Temp
87% Hum
La Mañana Cuyín Manzano

Hace 30 años que en Cuyín Manzano sufren la odisea de cruzar el río a pie

Los pobladores de ese pequeño paraje de Neuquén reclaman la construcción de un puente para llegar a Villa Traful.

Hace 30 años que los pobladores de Cuyín Manzano sufren una verdadera odisea cada vez que tienen que cruzar el río para llegar a Villa Traful, ya sea para ir a trabajar, estudiar o realizar cualquier otra actividad. En todo este tiempo reclamaron la instalación de un puente o una pasarela para evitar tener que mojarse, sufrir el frío o cualquier otra situación lamentable al cruzar el río Cuyín Manzano que lo separa de esa localidad distante 30 kilómetros.

Son cinco las familias que viven en este paraje en la margen este del río, entre los que hay menores que concurren al CPEM 91 en Villa Traful. “Hace 30 años se produjo la última crecida del río que se llevó el puente y desde entonces, a pesar de varios proyectos, nunca más tuvimos otro”, comentó a LMNeuquén Laura Cornelio, una de las vecinas de esta pequeño pueblo en el que viven 16 familias. “Para todo tenemos que cruzar el río, para ir al médico, para ir a la escuela, para hacer las compras, para todo”, subrayó.

La mujer contó que las complicaciones para los pobladores comienzan en mayo con las lluvias y luego con las nevadas y el deshielo que hace que el cauce del río crezca lo que impide cruzar por esas aguas heladas. “Ahora el río está bajo pero en mayo empieza a complicarse por las lluvias y las nevadas, y en septiembre, octubre con el deshielo y la crecida. Hay veces que no se puede cruzar ni a caballo”, describió.

cuyin manzano reclamo por puente-1.jpg

Del otro lado, en Villa Traful, está la Escuela Primaria 111 y el CPEM 91 a la que concurren varios niños y adolescentes que viven en Cuyín Manzano, quienes todos los días deben cruzar el río.

“Para mí es algo natural pero cuando le toca a mis hijos, duele”, afirmó Laura Novoa, una de las pobladoras del paraje que trabaja como auxiliar de servicio en la escuela y cruza todos los días con sus 4 hijos, tres de ellos concurren al CPEM 91 y el más chico, de 4, se queda en el jardín de infantes.

“Los chicos estudian para tener un futuro mejor pero todos los días con viento, lluvia o nieve sí o sí tienen que atravesar el río por la mañana y después volver a la noche”, describió Laura Cornelio.

A través de un video los estudiantes y docentes del CPEM 91 visibilizaron el reclamo de la construcción de un puente. “Los alumnos nos contaron cómo era el trayecto que realizan todos los días para asistir a la escuela y nos dimos cuenta que estaba como naturalizado esta situación. Desde la escuela pensamos la manera de poder colaborar para agilizar este justo reclamo y señalar que es muy riesgoso para los chicos como para sus padres tener que cruzar el río”, comentó Mariana Ferranti, asesora pedagógica del CPEM 91, que reside en Villa Traful desde 2007.

cuyin manzano reclamo3.jpg

Ferranti explicó que los chicos salen de sus casas cerca de las 9.30 y transitan caminando o a caballo hasta llegar al río. Una vez que lo atraviesan, tienen otros dos kilómetros más hasta la escuela. Regresan a sus hogares cerca de las 20. “Están todo el día en la escuela”, comentó la docente, que destacó la fuerte voluntad y el esfuerzo que realizan los estudiantes para asistir todos los días a clases. Comentó que los estudiantes han atravesado diversas situaciones por la falta del puente. “A un padre se le rompió el jeep y para que no se mojen los llevó a caballito a cada uno de los chicos y así pudieron llegar a la otra orilla”, recordó.

Precisó que “se nota la necesidad que tienen los estudiantes de venir a la escuela y de compartir con sus pares ya que si se quedan en sus casas estarían completamente aislados porque en sus casas no tienen señal de teléfono, ni internet”.

“Con una pasarela nos olvidaríamos del río. No nos quejamos de nada solo queremos que se haga el puente de una vez por todas. Con un puente o una pasarela seríamos felices. Hacemos todo lo que podemos y es lindo el esfuerzo porque uno ama este lugar y nos gusta”, concluyó Laura Cornelio.

cuyin manzano reclamo7.jpg
“Para mí es algo natural pero cuando le toca a mis hijos, duele”, dijo Laura Novoa, una de las pobladoras de Cuyín Manzano que todos los días cruza el río con sus cuatro hijos, que asisten al CPEM 91 de Villa Traful.

“Para mí es algo natural pero cuando le toca a mis hijos, duele”, dijo Laura Novoa, una de las pobladoras de Cuyín Manzano que todos los días cruza el río con sus cuatro hijos, que asisten al CPEM 91 de Villa Traful.

“Ahora el río está bajo pero en mayo empieza a complicarse por las lluvias y nevadas, y en septiembre, octubre con el deshielo y la crecida. Hay veces que no se puede cruzar ni a caballo”, Laura Cornelio, pobladora de Cuyin Manzano.

“Los alumnos cruzan peligrosamente el río para asistir a clase”

Fueron muchas las campañas que se llevaron adelante en estos años para reclamar la construcción del puente en el interior del paraje de Cuyín Manzano. Una de ellas la inició la Biblioteca Popular “Osvaldo Bayer” de Villa La Angostura que realizó una recolección de firmas. “Los pobladores de Cuyín Manzano quedaron incomunicados y aislados desde que entre 1993-1995 sucesivas crecidas destruyeron los dos puentes que los comunicaban con el exterior”, señaló Gerardo Ghioldi, integrante de la comisión directiva de la biblioteca. “Estos años de cruzar a pie o a caballo han producido grandes penurias a los pobladores que quedaron aislados dependiendo de la cantidad de agua que traiga el río, especialmente en la primavera es muy abundante por el deshielo”, sostuvo. “Cabe señalar que han quedado aislados adultos mayores casi nonagenarios y mujeres embarazadas a los cuales se dificulta su asistencia médica y niños de corta edad que deben cruzar peligrosamente el río para asistir a clase”, apuntó.

Hace dos años, el gobierno provincial indicó que se estaba trabajando en conjunto con Parques Nacionales para la construcción de una pasarela y no de un puente porque se tenía en cuenta las condiciones de ruralidad del paraje. Los vecinos siguen esperando.

El médico que atiende a los que están "del otro lado"

El tercer martes de cada mes, el doctor Marcelo Wainberg llega hasta el área rural de Cuyín Manzano para atender a la población que lo requiera junto a la agente sanitaria Laura Riquelme.

“Las familias a diario tienen la posibilidad de hacer consultas menores o de cuestiones preventivas con la agente sanitario que ante cualquier situación se comunica con nosotros ya sea para una cuestión puntual o para establecer una derivación al centro de salud o bien para buscar a la paciente según la gravedad del caso”, explicó Wainberg, quien trabaja hace 17 años en el centro de salud de Villa Traful.

cuyin manzano reclamo6.jpg

Este médico generalista señaló que con los pobladores de Cuyín Manzano mantiene una relación de afecto mutuo. “A todos los chicos los conozco desde que estaban en la panza de sus madres porque hice los controles prenatales y los controles posteriores a su nacimiento, así que mantemos una linda relación con las familias”, señaló.

En relación al reclamo del puente, Wainberg sostuvo que “el problema es que el río es muy dependiente de las lluvias y de la nieve entonces en ciertas ocasiones se puede vadear en forma cómoda pero solo lo pueden hacer quienes están mas acostumbrados, el resto de la familia se queda del otro lado”. Comentó que hasta el momento “no ha sido necesario tener que ir por una urgencia o que no hayamos podido ir por el río pero ha sido una cuestión de suerte. La pasarela es algo primordial”.

Puente Cuyín Manzano cruzado a caballo.mp4

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario