El clima en Neuquén

icon
-1° Temp
80% Hum
La Mañana Lucila Crexell

Lucila Crexell y un paso tan audaz, como el de Manuelita en París

La senadora irá como representante argentina ante la Unesco. La designa un gobierno al que no le interesa la cultura, la ciencia, ni la educación.

"Manuelita, Manuelita, Manuelita a dónde vas, con tu traje de malaquita; y tu paso tan audaz”. La estrofa de María Elena Walsh, refiriéndose a uno de sus más célebres creaciones, guardaría cierta conformidad con el desenlace de la polémica designación de la senadora de Neuquén, Lucila Crexell, como embajadora ante la Unesco, en París, el mismo destino que la autora y poetisa le asignó a su personaje de Pehuajó.

Podría decirse que la legisladora también fue audaz. A propósito, la Real Academia Española (RAE), convalida, entre otros, dos posibles sinónimos a este adjetivo: “valiente” y también “desvergonzado”. Ambos, llamativamente, estuvieron en danza estas últimas horas tanto de quienes apoyan la designación de la senadora como de aquellos que la censuran.

col2.jpg

Por si hacía falta, otro no menos audaz, Osvaldo Zago, ex jefe del bloque de diputados nacionales libertarios, sinceró los entretelones del nombramiento, afirmando que Crexell guardaba interés en irse a París y, la providencia, así como la coyuntura de las urgencias oficialistas por conseguir la Ley Bases terminaron haciendo el resto.

La senadora irá a la residencia francesa que supieron habitar personalidades como Miguel Ángel Estrella, Rodolfo Terragno y “Pino” Solanas, entre otras figuras.

col3.jpg

La diferencia que tendrá la llegada de Crexell con sus antecesores es que tal vez nunca antes un embajador argentino ante ese organismo acepte representar a un gobierno que desprecia la cultura, la ciencia y la educación como el actual. Tal vez la saliente senadora neuquina tenga una postura tomada al respecto y, si así fuera, seguramente deberá dar cuenta de cuáles serían las prestaciones que estaría dispuesta a dar en el Servicio Exterior, que parece navegar al garete de las contradicciones, timoneadas por la no menos audaz canciller Diana Mondino, a la que tampoco le interesa dejar bien parada a la cultura, a la ciencia y a la educación de un país que también desguazó las políticas en esa materia.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario