El clima en Neuquén

icon
Temp
75% Hum
La Mañana Neuquén

Un viaje al corazón de los 80 y 90 en Neuquén: toda la adolescencia en una remera

Hace poco más de un año, Esteban Hoffmann empezó a juntar logos de cuando era pibe para hacerse una remera. Compartió el resultado en las redes sociales e inmediatamente cientos de personas se pusieron a recordar la Neuquén del pasado.

¡Levante la mano quien tiene un grupo de whatsapp de la secundaria! Con la excusa de las nuevas tecnologías, o la cercanía de algún aniversario importante, elegimos darnos cita con el pasado. Quizá sea muy poco lo que hoy compartimos con esas personas, pero tenemos en común el placer que nos da volver con los recuerdos adonde fuimos felices, aunque sea por unos minutos.

El fin de semana pasado, Esteban Hoffmann, Mex, un realizador audiovisual de 42 años que, hace unos cuantos meses atrás, se dispuso a hacer una remera con logos de lugares que le significaron mucho cuando era un niño neuquino, compartió la foto de su trabajo terminado en el grupo de Facebook: “Yo fui adolescente en los 80s y 90s en Neuquén”.

En pocas horas, la publicación cosechó cientos de comentarios increíbles de los nostalgiosos de la Microcard. La sorpresa fue hermosa. De alguna forma todos disfrutamos de lo retro. Pero vaya si hay una mayor satisfacción en recordar un negocio neuquino como el Castillo de Flipper que un Tubby 4.

“Siempre me gustó lo vintage. Es un viaje en el tiempo que nos lleva a la infancia, a los amigos, al barrio”, cuenta Mex. “Soy de los que busca cosas viejas, me encanta ir atrás de eso. Es más que algo estético, es una forma de pensarnos”, agrega. Así fue que un día encontró una entrada para la función de “Las aventuras de Chatrán” en el emblemático Cine Belgrano (sí, el que funcionaba en un edificio antiguo de San Luis entre Alcorta y Sarmiento y tenía la mejor propuesta de matiné de la zona) y desde entonces no paró.

“Estaba haciendo un curso de serigrafía con Lucho Miazzi del taller de estampados KDM y se me ocurrió que si me ponía a juntar otros tesoros de esos, podía hacer una buena remera para mí”, explica.

Grupo de Facebook

Así fue como sacando imágenes del mismo grupo de Facebook donde la remera se hizo famosa, de otro espacio similar que se llama “Neuquén del Ayer”, de algunas calcos que tenía en su casa y de la colaboración de muchos amigos que lo ayudaron a buscar en revistas viejas, juntó los 52 logos que hoy hacen que su remera sea un salto temporal de casi tres décadas.

“Después vino la etapa del diseño. Fue un trabajo importante digitalizar y vectorizar los logos: la mayoría no estaban en buena calidad. También sé que hay muchos que faltaron y algunos ni siquiera existen. Pero la tarea, por ahora está cumplida”, dice.

WhatsApp Image 2024-03-15 at 13.27.25 (2).jpeg

No hay neuquinidad sin Berbel. No se trata de una sentencia caprichosa, sino de que Don Marcelo dedicó la vida entera a describir todo eso que nos pasa cuando pensamos nuestro lugar. Por eso, no es azaroso que Mex haya eligió una frase de “Regreso al ayer” para comenzar esa explosión visual de nostalgia que propone su remera: “todo está distinto ciudad de Neuquén”.

Mex nació en México, es hijo de exiliados argentinos. Cuando la democracia les permitió a su mamá y su papá volver al país, rumbearon al sur y acá se quedaron. Tenía sólo cuatro años cuando vinieron a vivir a Neuquén allá por 1985.

“Para mí la infancia es un recuerdo feliz. Yo sigo teniendo los mismos amigos con los que iba a jugar a la barda, a lo que hoy es Parque Norte. En ese momento no habían casi video juegos, había otro tipo de consumos y pasábamos mucho tiempo juntos”, dice en relación a esa asociación indestructible para muchos de los que vivimos esa época que son pasado, niñez y amistad.

Y así como esta tierra fue bendecida por los ríos, el viento, la barda y la posibilidad maravillosa de disfrutarla al máximo, también es una ciudad que crece y muta a pasos tan agigantados que no es difícil perderse un poco. Todos los años llegan a Neuquén cientos y cientos de nuevas familias buscando una vida mejor. La Neuquén generosa y proveedora también es parte de lo que nos enamora.

“Creo que permanentemente hay una identidad que se va reconstruyendo al ritmo en que crece la ciudad. Neuquén no es la que era. No digo que sea mejor ni peor, digo que es distinta. Bueno, lo deja muy en claro la letra de Berbel”, dice Max. “Por eso me parece que está bueno hacer el ejercicio de la nostalgia, poder visibilizar la belleza de la nostalgia. En eso recuerdos tan recientes también podemos rescatar nuestra historia, no olvidar de dónde venimos”.

Una remera que dice yo soy Neuquén

WhatsApp Image 2024-03-15 at 13.27.24 (2).jpeg

Mex terminó de hacer su remera con el profe de serigrafía. Hizo un par más para los amigos cercanos y colaboradores. Y como la tarde estaba preciosa, se fue a caminar al Parque Jaime de Nevares que ese día estaba de feria. Todavía no puede creer con la cantidad de gente que se cruzó y que no sólo lo paró para pedirle una remera, sino para contarle la historia de alguno de los logos. “Lo bueno que tiene esto es que nos habilita a charlar. Es como si fuese un disparo de pasado, de recuerdos”, dice entre risas.

Después de hacer la primaria y la secundaria en la escuela Santa Genoveva, Mex se fue a La Plata a estudiar Cine y Televisión en la UNLP. Su primer trabajo fue en la secretaría de Cultura de la provincia de Buenos Aires, donde se dedicó a digitalizar y subir a la web de los museos antiguas cartas y documentos. Cuando volvió a vivir a Neuquén –es un creyente fiel de la Leyenda del Limay-trabajó durante unos años en RTN donde también hizo algunos videos que compilaban imágenes de la antigua pero muy joven Neuquén. Todo proceso creativo del que fue parte, incluso en muchos de los desafíos que se propuso con su productora audiovisual Río Dulce, fueron una oportunidad para entender que en el pasado sigue habiendo mucho por mirar.

Ahora tiene la misión de pensar qué va a hacer con la gran demanda que hay de remeras, que a propósito, pueden conseguirse consultándole a él mismo a través de sus redes sociales Mex Audiovisuales.

La canción de Topsy

Hay una palabra preciosa que viene del portugués: saudade. Una mezcla perfecta entre lo que fue, lo que añoramos, lo que recordamos con belleza y pasión, lo que hace parte de nosotros, pero que siempre nos hará falta. Space, Juanito Bar, Parada Cero, Donato, La Barca, Tan, TKT, La Colina, son mucho más que logos. Todavía laten en nosotros. Al verlos en la remera solo comprobamos que nada de lo que vivimos muere del todo. Nunca está de más, darnos el gusto de volver.

WhatsApp Image 2024-03-15 at 13.27.25.jpeg

Hay una Neuquén que vive en la canción de Topsy y que nos permitía una infancia, una juventud, una forma de vincularnos muy distinta. Una Neuquén a la que sentíamos y habitábamos quizá con más presencia, haciéndola más nuestra. La discusión no puede agotarse ni en una nota ni en una remera, pero siempre es momento de evocarla.

Quizá el desafío está en reconocer de dónde venimos para que quienes llegan también se enamoren de esta tierra. Quizá se necesiten muchas remeras, libros, recuerdos para que Vaca Muerta no nos pase por encima y nos permita reafirmar una historia, una identidad que traemos en nosotros y a la que sólo hace falta ponerle un poco de luz.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario