LMNeuquen entrevista

"No hay que hacer desarrollos sin las defensas costeras"

Elías Sapag. Representante de Neuquén en la AIC. Dijo que los municipios no respetan los límites del río y tampoco obligan a las constructoras a hacer las obras necesarias. El ingeniero aseguró que Neuquén todavía no salió de la sequía.

El representante de Neuquén ante la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, Elías Sapag, reiteró críticas a municipios ribereños y a empresarios por no respetar los límites recomendados en la costa de los ríos. Asegura que hay muchos emprendimientos inmobiliarios que se desarrollan en lugares con pocas defensas y que ante grandes crecidas de ambos cursos de agua podrían generarse graves inconvenientes.

—¿Cómo está la situación en las cuencas neuquinas?

Te puede interesar...

Todas las represas están en franja de operación normal. Por lo tanto, está funcionando el contrato de concesión a pleno. Esto quiere decir, la libertad que tiene Cammesa de erogar hasta 1200 cúbicos por segundo por el Limay, aguas abajo de Arroyito, y 600 metros cúbicos por el Neuquén. Evidentemente, el Neuquén no está en condiciones de poder otorgar generación de energía porque tenemos poco caudal. En el Limay hay mejores caudales. No nos olvidemos de que el Limay es pluvionival, es decir que se alimenta más de la lluvia que de la nieve, y el Neuquén es níveoturbial, donde es más predominante la nieve que la lluvia.

—¿Cómo está Neuquén en términos de sequía?

Seguimos con una sequía en los últimos 11 años. Solo vamos a salir de ella cuando tengamos la resolución del invierno. Vamos a ver cómo se comporta julio y la parte de agosto. Allí vamos a saber si salimos o no. Pero, hasta ahora, mantenemos un año seco.

—¿El panorama es alentador?

El panorama es bueno en nieve. Es mucho mejor que la del año pasado. Pero esperamos que la lluvia nos acompañe.

—¿Siguen repitiéndose los problemas en la costa con estas erogaciones?

Sí. Lo que pasa es que hay muchos ciudadanos y también intendentes que no entienden que el río no es un canal. El río es dinámico. Hay crecimiento de árboles, algas, que cambian la morfología del río, y encima los arrastres de los aluviones del ripio y la arena que forman bancos. Entonces, el pelo de agua para estos caudales varía de acuerdo con esos bancos y con los crecimientos de la flora que tiene el propio río. El problema es que se instalan muy cerca del río o debajo de la cota del río y, lógicamente, por vasos comunicantes, a pesar de las defensas, el agua pasa. Los intendentes tienen que respetar las líneas que nosotros les damos o hacer las obras de defensa que corresponden para que esto no ocurra.

—¿Y están muy demoradas esas obras?

Están demoradas. La AIC hace siete años que no hace porque permanentemente la Secretaría de Energía ha cercenado los recursos, no solo de la AIC sino de las regalías provinciales hidroeléctricas, fijando valores muy inferiores a los que les cobra a CALF o al EPEN. Por eso hay obras que se van deteriorando, porque el río en su ascenso y en su descenso arranca parte de la costa, entonces invade áreas que en otros años no invadía.

—¿Son obras costosas?

No, porque son terraplenes y pedraplenes. Es cuestión de disminuirle la energía al río chocando contra la roca, para que cuando el agua penetre en el terraplén y llegue a la arena ya no tenga fuerza. Entonces todas esas obras tienen que mantenerse. Lamentablemente, por la situación actual, ahora da menos que antes, pero siempre tuvimos un conflicto con la Secretaría de Energía porque no cumplió con el contrato de concesión. De todas maneras, estamos en contacto con Recursos Hídricos de la Provincia y ya nos informaron que van a licitar las obras para arreglar estos deterioros tan grandes. Pero es importante el trabajo de los municipios también. Que no permitan a las empresas hacer desarrollos inmobiliarios en las costas sin las obras necesarias.

—¿Siguen haciéndolos?

Siguen haciéndolos. Lo que pasa en el tercer puente es un ejemplo claro. Ahí hay que hacer una obra de defensa porque, si nos ocurre lo del 2006 o lo del 2008 (grandes crecidas del Neuquén), vamos a tener un problema. Y también en lo ambiental. Los desarrollos inmobiliarios tienen que hacer cloacas porque, si no, cargan sobre el Estado provincial o municipal, que tienen que ir a buscar los recursos a la Nación. Lo mismo ocurre en los edificios. Lo que debería imponerse cada 100 metros cuadrados es un metro para los servicios de cloacas y agua a los efectos de que el EPAS tenga la posibilidad de poder construir las plantas o las redes necesarias para que se les pueda dar el abastecimiento como corresponde. Todos tenemos que ser responsables: los ciudadanos, el Gobierno y los empresarios.

Más represas sobre el Neuquén

El ingeniero Elías Sapag consideró fundamental que se reanude el proyecto para construir la represa Chihuido I sobre el río Neuquén. “Creo que cuando salgamos de esta pandemia, el gobierno nacional tiene que empezar a pensar cuáles son las obras estructurales que necesita el país”, indicó. Recordó que Chihuido I y Chihuido II son proyectos que existen y se pueden licitar, además de Cerro Rayoso e Invernada. “Ahí nomás tenés 2000 megas, la mitad de la potencia instalada en la cuenca. Regular el río Neuquén se hace necesario no solo por las crecidas”, aseguró. Dijo que en el Alto Valle hay 70.000 u 80.000 hectáreas de frutihorticultura que no se pueden dejar sin agua. “Necesitamos más tanques de reserva porque un día vamos a tener un problema”, sostuvo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

44.843049327354% Me interesa
12.556053811659% Me gusta
3.1390134529148% Me da igual
7.1748878923767% Me aburre
32.286995515695% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario