No se salva ni el intendente

Lo acusan de "garantizar la explotación sexual de mujeres".

Santa fe. En mayo, tres fiscales federales que investigan una causa de trata de personas en la ciudad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe, le enviaron un pedido al juez para que tome indagatorias y medidas contra doce personas que integrarían una organización dedicada a explotar sexualmente a mujeres y vender droga. Pero la causa no avanza y el juez federal de Rosario, Marcelo Bailaque, no contesta.

La organización estaría liderada por la Mamu, que da órdenes a su pareja, sus tres hijas y sus tres yernos. También están involucrados hombres de fuerzas de seguridad y hasta el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo. Para Claudio Kishimoto, fiscal a cargo de la Fiscalía Federal N° 2 de Rosario, Alejandra Mángano y Marcelo Colombo, fiscales de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), ya hay evidencia suficiente para sostener que desde febrero de 2017 esta organización capta, acoge, traslada y explota sexualmente al menos a 16 mujeres, a las que también les hace vender drogas.

Para los fiscales, la captación de las mujeres, los tragos y la venta de drogas se da en un prostíbulo encubierto por un kiosco, el Drugstore Oroño, mientras que los “pases” (las salidas para los servicios sexuales) ocurren en hoteles cercanos: Triángulo, Maracaibo y California. En la organización hay choferes que buscan “clientes” en el puerto para llevarlos hasta el prostíbulo. También van a los hoteles con los que están arreglados.

La Banda de la Mamu, que maneja la trata de personas de la ciudad santafesina, tiene contactos con la Policía.

Miriam Norma Soto es la Mamu, su pareja es Rafael José San Martino, sus tres hijas se llaman Estefanía, Valeria y Solange Giménez, y sus parejas son Franco Cardozo, Pablo Peralta (oficial de Policía) y Diego Salto. En la banda están, además, Marisa Viotto, Sebastián Leguiza (de la Guardia de Infantería de Santa Fe) y Alejandro Elías. Para los fiscales, la Mamu es quien “toma las decisiones de los negocios, atiende a los clientes, cobra y administra el dinero de la explotación del kiosco-almacén, el prostíbulo y la venta de drogas”. Las tres hijas y Viotto son las que les dan órdenes a las mujeres explotadas, mientras que los yernos y Leguiza se encargan de buscar “clientes” y garantizar la protección policial. Elías hace los traslados.

“Esta organización ha logrado garantizar su impunidad gracias al accionar del intendente de la ciudad de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, que ha consistido en garantizar la continuidad de la explotación sexual de mujeres en el inmueble, como también la impunidad de los miembros de la organización”, se lee en la causa.

La investigación se inició por una denuncia de una mujer el 31 de agosto del año pasado ante la Comisaría de la Mujer y la Familia de San Nicolás, Buenos Aires. Contó que en enero, tras separarse de su pareja y padre de sus tres hijos por violencia de género, se fue a San Lorenzo a buscar trabajo y la Mamu le propuso atender en el kiosco, aunque enseguida fue obligada a prostituirse con extranjeros que bajaban de los barcos. También aseguró que la obligaban a venderles cocaína y marihuana a los clientes.

La Banda de la Mamu, que maneja la trata de personas de la ciudad santafesina, tiene contactos con la Policía.

Una nena reina de belleza fue violada

Una nena de 10 años, quien participó de un evento de selección de reina de un barrio jujeño, fue engañada, golpeada y violada por un joven de 19 años en un descampado. El acusado ya se encuentra detenido.

El agresor fue identificado como Tomás Bustos, quien habría abusado sexualmente de la pequeña en el barrio 23 de Agosto de El Carmen. Un testigo vio al acusado, advirtió una actitud extraña, se acercó al descampado y encontró a la menor. Luego, dio aviso a la Policía. Una vecina contó: “Casi la mata a golpes, la nena está peleando por su vida”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído