El clima en Neuquén

icon
10° Temp
26% Hum
La Mañana Cutral Co

"Nunca supimos nada, a mi esposo se lo tragó la tierra"

Lo dijo la esposa del desaparecido Carlos Chávez, quien fue detenido el 14 de junio de 1976 en Cutral Co.

“Nunca más supimos nada, es como si se lo hubiera tragado la tierra”, dijo Gladys Durán, esposa de Carlos Chávez, un trabajador de YPF de 24 años, quien fue secuestrado en la madrugada del 14 de junio de 1976 en Cutral Co por fuerzas represivas y desde entonces está desaparecido.

La mujer declaró este miércoles en forma presencial ante el Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén en una nueva audiencia del séptimo juicio por delitos de lesa humanidad en el que están imputados 15 ex jefes militares y de fuerzas de seguridad en perjuicio de 20 víctimas, nueve de las cuales están desaparecidas.

Te puede interesar...

Contó que ese día, un grupo de personas con uniformes policiales y militares irrumpió en la vivienda de sus padres, donde la pareja se había quedado a dormir. Recordó que cuando sonó el timbre de la casa ella misma abrió la puerta y vio la cara de una persona conocida. Era Mario Fuentes, quien tenía una relojería en la ciudad. “Yo me levanté, vi por la mirilla la cara de angustia de Fuentes. Cuando abrí se metieron todos en la casa, mi hermano pensó que eran ladrones y se fue encima de uno, que lo desmayó de un culatazo”, precisó. “Mi marido que estaba durmiendo, al escuchar que habían entrado intentó salir por una puerta lateral pero lo agarraron de inmediato. Yo lo primero que hice fue ir a la habitación y proteger a mi beba de dos meses. Luego nos encerraron a mí con la beba y a mi hermano y hermanas en una habitación y nos dijeron que no nos moviéramos de ahí”, relató.

“Es increíble que después de 45 años, tenga que estar acá pidiendo justicia. Lo hago por mi hija Marta Lorena, que tenía dos meses y nunca supo lo que era tener un papá", dijo Gladys Durán.

Recordó que previo a eso, el grupo de tareas había llegado hasta la casa de los padres de Chávez, donde vivían, guiados por Fuentes. Dijeron que la pareja se había ido a dormir a la casa de los padres de Gladys.

Precisó que luego de revisar todas las habitaciones de la casa y de llevarse todo lo que había en la heladera, los secuestradores “envolvieron a mi esposo en una frazada y se lo llevaron”. La pareja se había casado en marzo de 1975 y tenían una hija de dos meses en el momento del hecho.

Gladys manifestó que nunca supo si su marido tenía militancia política, "nunca ví en la casa revistas o panfletos" y precisó que compartió actividades en la iglesia católica y de solidaridad en los barrios con Miguel Pincheira y José Delineo Méndez, quienes fueron secuestrados por esos días y están desaparecidos.

“Durante muchos años sentir el timbre en la casa de mi mamá era desesperante porque ese sonido me hacía volver el terror que sentíamos en esos tiempos”, describió ante los jueces.

Al día siguiente, Gladys se acercó a la comisaría de Cutral Co donde fue recibida por el comisario Héctor Mendoza, quien le dijo que no supo qué ocurrió porque ese día tenía parte de enfermo. Cabe recordar que durante esos días en la comarca petrolera se había desplegado un feroz operativo de detenciones de estudiantes, trabajadores y militantes, muchos de los cuales fueron trasladados a la comisaría de Cutral Co donde resultaron golpeados y torturados. “Me dijeron después que lo vieron en la comisaría”, acotó la mujer.

A partir del día del secuestro, Gladys junto a su suegra comenzaron una intensa búsqueda para obtener alguna información sobre el paradero de Chávez. Se dirigieron al Comando de la VI Brigada del Ejército, en la ciudad de Neuquén, donde la atendió Oscar Lorenzo Reinhold, por entonces jefe de Inteligencia del Comando, uno de los imputados en este juicio, quien le dijo que el operativo de detención “correspondía a la jurisdicción de Bahía Blanca”.

La mujer señaló que esa misma tarde del secuestro un conocido vio a Chávez “en un patrullero” y que otros sobrevivientes le contaron que habría estado en el centro clandestino de detención “La Escuelita” de Bahía Blanca.

declaracion-la-escuelita-juicio.jpg
"Es increíble lo que hicieron, si en Cutral Co que en 1976 era pequeño hay tantos desaparecidos, cómo no va a haber 30 mil en todo el país”. "Es increíble lo que hicieron, si en Cutral Co que en 1976 era pequeño hay tantos desaparecidos, cómo no va a haber 30 mil en todo el país”.

También explicó la angustia con la que tuvo que vivir y sentirse perseguida. “Había una persona que me la encontraba en todos lados donde yo iba, cuando iba a un lugar a hacer un trámite o iba al banco o al cine estaba esa persona”, expreso. “Una no sabe lo que es: ¿sos casada, sos viuda, qué sos? No lo sabés porque vivís en una incertidumbre pensando toda la vida que pasó, qué hicieron y a veces hasta rogando que hubiese terminado pronto ese martirio para que no lo hubieran hecho sufrir por todo lo que escuchamos después que se vivió con los desaparecidos”, relató.

Respecto a las expectativas del juicio, Gladys que “espero justicia no solo por mí sino por todas las personas involucradas en los casos de Cutral Co. Es increíble lo que hicieron, si en Cutral Co que en 1976 era pequeño hay tantos desaparecidos como no va a haber 30 mil en todo el país”.

Resaltó la importancia de la realización de este juicio y subrayó que “es increíble que después de 45 años, tenga que estar acá pidiendo justicia. Lo hago por mi hija Marta Lorena, que tenía dos meses y nunca supo lo que era tener un papá. Con él no tiene fotos, la última es la del casamiento”, manifestó la mujer.

Además de Gladys, declararon ante los jueces sus hermanas Nancy y Amalia Durán, quienes aparecen a su costados en la foto de esta nota.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.009174311927% Me interesa
5.5045871559633% Me gusta
5.5045871559633% Me da igual
20.183486238532% Me aburre
57.798165137615% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario