El clima en Neuquén

icon
21° Temp
38% Hum
LMNeuquen El Comedor

Pamela Villar: "La pastelería en mi vida ocupa todo el día"

Lanzado por Editorial Planeta, "Dulce 24 hs" es el nuevo libro de Pamela Villar. Recetas, relatos de su trayectoria y Bake Off en esta entrevista.

Pamela Villar terminó de estudiar su traductorado de inglés con todo aprobado y se dio cuenta que no era lo que quería hacer a futuro, como profesión. A su madre se le ocurrió que estudie algo relacionado a la cocina, porque a ella le gustaba cocinar. Busco escuelas y recaló en El Ateneo, un buen establecimiento. “Cuando pisé la cocina por primera vez dije, es esto...me quedo acá. Me anoté en todas las pasantías, trabajos de fin de semana, comencé cursos en paralelo. Fue un comienzo y un despertar de algo muy lindo que me hizo descubrir lo que quería hacer”, contó.

De un tiempo a esta parte la pastelería tomó un rol muy importante en la escena gastronómica de nuestro país. Muchos restaurantes dejaron de tener una pastelera o un pastelero de línea. También comenzaron a tomar otro protagonismo dentro de las estructuras. En muchos restaurantes la zona de pastelería estaba en la última parte del circuito, alejada, como encapsulada. Pamela festeja este momento.

Sobre su primer libro se la nota contenta y expectante: “Me da mucha felicidad, es un proceso muy lindo de mucho trabajo aunque no lo parezca. Es un libro que se hizo en un año y medio aproximadamente alternando con la tele, las clases, el restaurante y todo lo que sucede en la vida de una cocinera. Siempre nos encontrábamos una vez por semana con sesión de fotos y detalles. Fue un libro donde quise reunir un poco las recetas que más me gustan de alguna manera y también mostrar que la pastelería en mi vida ocupa todo el dia, todo el año, por eso el título del libro. Porque podemos siempre elegir o tener un tiempo para comer algo dulce en algún momento del día. Surgió en un momento un poco inesperado, porque a principio de año cuando nos agarró a todos esto, hable con el editor y me dijo será un año complicado, veremos y a mitad de esta pandemia surgió gratamente el libro”.

pamela villar libro 00

Cuando le pregunto si existe algún registro de su familia que le haya marcado el camino, Pamela cuenta: “Una de mis abuelas estudió cocina y mi otra abuela, italiana y con 11 hijos, no le quedaba otra que cocinar. Pero no tengo una referencia muy clara desde chica. Después de grande cuando decidí ser pastelera, pienso que quizás ahí haya alguna cuestión genética, mi madre no era cocinera, pero cocinaba y lo hacía con mucho amor. Pero si le gustaban los dulces, de la manera que ella podía, siempre había algo rico para comer y era como un momento nuestro que disfrutamos porque a mi desde chica siempre me gusto lo dulce”

A la hora de nombrar algunos referentes al principio de su recorrido, Villar reconoce en la figura de Dolli una profunda admiración: “ En un comienzo Dolli Irigoyen, yo la veía y era todo lo que yo quería ser. Super fuerte, al mando de una cocina.Después desde Narda, Trocca, Christophe, Osvaldo Gross que fue mi maestro, de todos tengo una gran admiración. Siento este crecimiento un poco como inconsciente. No es que estaba planeado. Fue en base a mucho trabajo, dedicación, pasión. Por ejemplo a Fernando Trocca lo conocí porque él a veces cocinaba en un restaurante donde yo trabajaba. Empezamos a hacer trabajos juntos y conocía gente y surgían viajes. Todo fue de a poco y con más desafíos. Yo empecé siendo pastelera de línea y de repente me encontré como pastelera ejecutiva en tres restaurantes, armaba las cartas, la tele en el medio y viajes. Finalmente surgieron las ganas de tener mi lugar y nació Yeite. Todo como muy de a poco. Yo soy muy de procesos y en ese camino siempre con mucha fuerza, muchas ganas y eso se nota. Siempre se lo digo a los más chicos que me preguntan. Es ponerle muchas ganas, la gente va encontrando y lo nota. Eso repercute lógicamente en tus trabajos y en lo que va saliendo.

pamela villar 02

- Se cumplen 20 años de la primer transmisión de El Gourmet, ¿Qué recuerdos tenés al respecto?

- Muy buenos recuerdos, fue mi primera incursión en la tele, así sin querer. Me llamaron un dia para hacer un piloto y yo les agradecí y les dije que estaba con muchas otras cosas y me volvieron a llamar insistiendo, y fui a hacer esa prueba, no podía ni hablar de los nervios que tenía. Finalmente quede e hicimos una serie de programas muy lindos y me dió un poco de práctica en la tele, sumado a mi timidez, fue una experiencia bárbara, hicimos programas diferentes, conoci mucha gente y participe de ese canal que fue muy precursor.

- ¿Qué opinas de Bake off como formato?

- Es un formato inglés, es una competencia. Yo lo veía con mis hijas y me parecía re divertido. Obviamente como pasatiempo. Cuando me llaman y me preguntan si quería ser parte de ese jurado de Bake Off porque se iba a hacer en Argentina, imaginate, me encanto. Es un programa, una competencia de pastelería, el entorno, esa carpa, al aire libre me encanto la idea. La primera temporada transcurrió impecablemente bien. Fue lindo, había presión porque lógicamente se trata de chicos que no se dedican profesionalmente a esto. Tienen un tiempo determinado, con el ojo nuestro midiéndolos, genera presión, pero de competencia. Tampoco es una operación a corazón abierto, estamos cocinando. En esta segunda temporada, como todo el mundo sabe, nosotros lo grabamos el año pasado y todo transcurrió maravillosamente bien. Luego las redes sociales y todo esto que paso lo amplificó. Cada uno sacará sus conclusiones. Hoy todo está muy mediatizado, muy globalizado. Todo el mundo tiene acceso a la opinión. Yo como jurado estoy contenta y muy tranquila

Lo más leído