Picaban borrachos y causaron un terrible accidente

Podría haber sido una fatalidad pero sólo hubo dos heridos, que fueron trasladados al hospital.

NEUQUÉN
Picadas, imprudencia y alcohol, un combo que casi termina en tragedia. Dos heridos y tres autos destruidos fue el saldo de un violento accidente en el Bajo. Los conductores de un Audi y un Ford Fiesta habrían desencadenado el siniestro tras manejar alcoholizados, mientras corrían una carrera.

El hecho ocurrió ayer por la mañana, en la esquina de Avenida Olascoaga y Echeverría. El estruendo despertó a los vecinos de la zona, que instantáneamente se acercaron al lugar.

1,74 gramos de alcohol en sangre tenía uno de los conductores que provocó el accidente.

“A veces cansa repetir siempre lo mismo, pero la gente aún no entiende el riesgo que provoca el alcohol en la vía pública. Los controles están, pero no dan abasto”, sostuvo el comisario inspector Daniel Asselborn, de la División de Tránsito.

Fuentes vinculadas a la investigación confirmaron que el conductor del Audi intentó darse a la fuga tras impactar con el Ford Fiesta, pero metros más adelante chocó con un canasto de basura ubicado sobre el bulevar.

Mientras que el Fiesta, como consecuencia del impacto, terminó chocando contra un Toyota Corolla que estaba estacionado.

A raíz del tremendo siniestro, dos jóvenes que estaban a bordo del Fiesta fueron trasladados por personal del SIEN al hospital Castro Rendón, por heridas leves.

Tanto los conductores del Audi como del Fiesta dieron positivo en el control de alcoholemia. El primero tenía 1,74 gramos de alcohol en sangre, mientras que el segundo, de 22 años, tenía 1,04.

Asselborn afirmó que los jóvenes que venían en el Audi son oriundos de Bariloche y que se encontraban en la región cursando sus estudios universitarios.

Los vehículos quedaron secuestrados a disposición del Juzgado de Faltas de Neuquén.

Junín de los Andes
Se durmió, mordió la banquina y volcó: todos los ocupantes resultaron heridos

Una familia marplatense resultó herida tras volcar sobre la Ruta 234, a unos 60 kilómetros de Junín de los Andes. El conductor llevaba dos días manejando, el cansancio acumulado le jugó una mala pasada, ya que se quedó dormido al volante. Reaccionó cuando mordió la banquina y al volantear perdió el control del auto, que terminó volcando y deslizándose varios metros.

El accidente ocurrió ayer al mediodía. En el Fiat Siena viajaban cuatro adultos y un menor, que iban a vacacionar a San Martín de los Andes. En el lugar intervinieron dos ambulancias, la Policía y Bomberos. La familia completa fue trasladada al hospital local.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído