El clima en Neuquén

icon
12° Temp
50% Hum
La Mañana trabajo

Pintoras: su historia se hizo viral y consiguieron herramientas de trabajo

Gracias a la difusión de su empuje en una actividad dominada por hombres, madre e hija recibieron la donación de una escalera para seguir trabajando.

Con la foto de su sonrisa, Zunilda Pedreros agradeció el gesto solidario de una lectora de LMNeuquén, que conoció su historia y decidió donarles una escalera, una herramienta fundamental para que ella y su hija Ayelén puedan seguir pintando las casas de Cutral Co en busca de su sustento diario.

Zunilda se quedó sin trabajo durante la pandemia y se decidió a pintar casas de particulares para sostener su hogar y alimentar a sus tres hijos, a los que cría en soledad. La mayor de los tres es Ayelén, que tiene 21 años y estudia Criminología, la acompaña en las jornadas de pintura con el objetivo de sostener sus estudios y hacer un aporte a la economía familiar.

Te puede interesar...

Aunque es raro que haya mujeres en el rubro, Zunilda asegura que el género femenino goza de ciertas ventajas para aplicar a esta tarea, ya que asegura que ellas son más prolijas y detallistas que algunos pintores varones. Sin embargo, muchas veces afrontó al cancelación de trabajos que ya tenía pautados cuando los clientes se enteraban que eran mujeres las que iban a pintar.

En los momentos de mayor necesidad, Zunilda limpió patios, acondicionó rejas y pintó casas a cambio de alimentos. Sin embargo, en varias ocasiones se llevó una mala pasada, cuando le entregaban harina con gorgojos o cerveza vencida como único pago por su esfuerzo.

Desde que se historia llegó a LMNeuquén, otros medios de la región y del país se interesaron por su trabajo. El empuje de Zunilda y Ayelén se viralizó y muchos sensibilizaron con su empuje y quisieron contratar sus servicios o hacer donaciones para que pudiera trabajar. Entre ellas, Laura Bochatey, una lectora que les donó una escalera.

Antes, madre e hija pedían una escalera a los clientes o usaban los mismos tachos de pintura para subirse a los puntos más altos, ya que no contaban con otras herramientas de trabajo. Ahora, comparten la foto de ambas subidas a la nueva escalera con una sonrisa estampada en la cara.

Zunilda asegura que la difusión de su historia les permitió acceder a algunos trabajos. Sin embargo, la actividad aún se mantiene inestable, sobre todo en el invierno. Por eso, aguardan por nuevas oportunidad, pero con más armas para afrontar los desafíos siguientes.

"De a poco van a salir más trabajos, ahora vamos a juntar plata para pagarle el último año de carrera a mi hija", dijo Zunilda que, a pesar de las dificultades, nunca abandonó el sueño de ayudar a Ayelén a convertirse en profesional.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

12.5% Me interesa
75% Me gusta
6.25% Me da igual
6.25% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario