Preocupados por la salud, aumentaron las visitas a los nutricionistas

Profesionales de distintos hospitales de la Provincia aseguraron que cada vez son más las personas interesadas en comer sano.

Nutricionistas de los distintos hospitales de la provincia coincideron que cada vez son más los neuquinos preocupados por comer sano. Se acercan para bajar de peso, pero también en búsqueda de sostener una alimentación saludable.

Así surgió de un informe realizado por el Ministerio de Salud de la Provincia, que busca modificar conductas para “sostener en el tiempo un estilo de vida saludable”.

Te puede interesar...

Los profesionales coincidieron en que las personas llegan a su consulta por derivación médica por lo que generalmente ya cuentan con estudios y datos particulares a tener en cuenta para comenzar a transitar el camino de la alimentación saludable.

Si bien muchas de las consultas tienen como principal objetivo el descenso de peso, las nutricionistas aseguraron que aumentaron también las consultas de personas que buscan comer mejor por lo que comentaron que se les explica “la idea de mejorar hábitos alimentarios, cambiar algunas conductas diarias y compartir estos cambios de comer más saludable con la familia”.

“Hay gente que busca el descenso y hay otra que quiere aprender a comer", aseguró Alejandra Maionchi, de Centenario, quien agregó: “La respuesta en ambos casos es aprender a comer, ya que es irreal pensar en un descenso sostenido sin aprender a comer”.

Por su parte, Eugenia Gavernet, nutricionista del hospital Horacio Heller, destacó la importancia de mejorar hábitos alimentarios entre los niños para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles a futuro.

Las profesionales comentaron que cuando un vecino se acerca a una primera entrevista se lo escucha para conocer los hábitos, las costumbres y las expectativas, y a partir de ahí se comienza un proceso de trabajo en conjunto.

Sobre esta primera instancia, Graciela Piccotto, del hospital Heller, explicó: "A partir del diagnóstico médico, evaluamos el estado nutricional y llevamos a cabo una anamnesis alimentaria exhaustiva, que permita conocer el manejo habitual de los alimentos, las preparaciones, la distribución de las comidas, tolerancia y, teniendo en cuenta horarios laborales y recursos económicos, adaptamos el plan alimentario individual”.

Piccotto agregó: “Creen que ir al nutricionista implica restricciones en la alimentación, por lo que se intenta desterrar este mal concepto e insistir en la importancia de modificar conductas para alimentarse mejor”.

Por su parte, Liliana Matkovich, de la dirección de Abastecimiento de la subsecretaría de Salud, recordó que las restricciones generalmente se vinculan a algunas enfermedades, pero que con los planes se adecua la cantidad y la calidad de los alimentos a la edad y a la ocupación, para que la alimentación “sea armoniosa en su totalidad”.

Los cambios deben ser progresivos para poder sostenerlos en el tiempo, para que podamos naturalizar el consumo de alimentos saludables. No hay alimentos prohibidos o malos, pero debemos tener un equilibrio en lo que consumimos”, finalizó Patricia Herrera, del hospital José Venier de Las Lajas.

LEÉ MÁS

Descubren por qué ellos adelgazan más rápido que ellas

La malnutrición en los pibes, un mal presente en nuestro país

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído