Preocupante: los pibes volvieron a matar en 2018

De 34 homicidios, cinco los cometieron adolescentes de 15 a 17 años.

Un femicidio fue el primer crimen de 2018 y el último homicidio también podría investigarse como tal. Pero lo que más llamó la atención de los investigadores fue el crecimiento de asesinatos en manos de adolescentes, fenómeno que había mermado en los últimos años, como en 2017, cuando hubo uno solo.

Con cinco crímenes en la provincia, dos incluso cometidos por chicos de 15 años, quienes para la Justicia son no punibles, la cifra se acerca a las estadísticas de los años más sangrientos, entre 2011 y 2014.

Te puede interesar...

Cada uno de los cinco crímenes fue resonante. En enero, un joven de 17 años asesinó de un puntazo al cuello a una trabajadora sexual en Rincón de los Sauces. Fue acusado y declarado culpable de homicidio simple y se le impuso un año de arraigo institucional, en el que se evaluará su conducta. A casi un año, el homicida, ahora con 18 años, recibió una condena en suspenso por dos robos y fue acusado de dos abusos.

Siete: hubo en noviembre, cinco en marzo y cuatro en febrero, octubre y diciembre

En agosto, un adolescente de 16 años y un amigo de 18 atacaron a puñaladas a un joven de 21 en el barrio Gran Neuquén Sur. A este crimen le siguió otro ocurrido en Cutral Co, cuando un chico de 16 años mató con una tumbera de un tiro al pecho a un conocido.

Los últimos dos, ocurridos en noviembre y diciembre, fueron en manos de adolescentes de 15 años. Uno acribilló de cuatro tiros a un futbolista de Cutral Co y el otro mató de un tiro a la cabeza a su pareja, una joven de 24 años, en el barrio Confluencia de Neuquén. Este, el último del año, fue calificado “provisoriamente” como homicidio culposo, tal como confiaron fuentes judiciales. El chico dijo que fue un accidente, pero deberán investigarlo con perspectiva de género.

Embed

Repercusión nacional

Un asesinato, de por sí, es el hecho más violento penado hasta con prisión perpetua, pero hay algunos que toman más trascendencia por sus características. Entre los 34 crímenes de 2018, hubo algunos que estremecieron a todo el país. Uno de ellos fue el doble femicidio de Karina y Valentina Apablaza, en Las Ovejas, cuyo asesino se suicidó horas más tarde. Otro fue el brutal asesinato de un hombre para robarle la jubilación, ya que el homicida lo mató a golpes con una llave cruz y ahora está preso.

pibes volvieron a matar en 2018

Le siguieron el crimen de la abuela Paz de Junín de los Andes, asesinada de 14 puñaladas por su nieto de 34, y el cuidador de una iglesia de Centenario, quien murió de 26 puñaladas por autores ignorados.

También fueron noticia nacional el crimen del futbolista de Cutral Co a manos de un adolescente y el de un ingeniero de San Rafael, en un edificio céntrico de Neuquén, por un joven de 19, quien quedó internado en Salud Mental del hospital regional.

pibes volvieron a matar en 2018

Seis crímenes sin pistas

El año cerró con tres sentencias, ocho acusados con preventiva o domiciliaria, ocho acusados en libertad, un femicida que se suicidó y otro prófugo, seis sin pistas y cinco adolescentes vinculados a crímenes.

pibes volvieron a matar en 2018

Un joven cometió dos crímenes en seis meses

Julio César Gutiérrez, de 24 años, se encuentra detenido con prisión preventiva acusado junto a otros dos jóvenes de asesinar a Pedro Colihuinca (58), un puestero de Picún Leufú. A diferencia de sus cómplices, es el segundo crimen en 2018 por el que es juzgado.

De acuerdo con la teoría de la fiscalía, el 9 de junio, Gutiérrez le efectuó tres disparos a Brian Painemilla (25), impactando uno en la cabeza de la víctima, quien murió a los pocos minutos. Fue a la salida de un pool en calle Olascoaga casi J.J. Valle de Cutral Co, donde minutos antes la novia de la víctima se peleó con una joven, que estaba con Gutiérrez. La discusión siguió en la vereda, donde intervinieron los hombres. Luego, el acusado se subió al auto, hizo unos 40 metros, se bajó y disparó. Le dictaron 30 días de prisión preventiva y salió.

Así, en libertad, el 3 de diciembre, junto a José y Juan Alberto Espinoza fueron hasta el puesto de Desiderio Colihuinca, cerca de Picún Leufú. Allí, lo ataron a un poste y cuando robaban el botín en la casa, apareció su hermano Pedro. Los ladrones le dispararon a las piernas y luego lo remataron de un tiro a la cabeza.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído