Robaron en un edificio pero los atraparon en el ascensor

Los detectaron porque taparon las cámaras con etiquetas de gaseosas.

Neuquén.- Botones antipánico, rejas, alarmas, alertas por Whatsapp y cámaras de seguridad son algunas de las medidas preventivas que tomaron los vecinos del barrio Santa Genoveva para prevenir los robos, pero nada es suficiente: el domingo a la noche, dos arriesgados delincuentes eligieron el edificio Altos de Leloir, pero fueron atrapados.

Vestidos para la ocasión, con pasamontañas y guantes, dos ladrones fueron sorprendidos en el ascensor del edificio tras haber ingresado a un departamento del octavo piso y llevarse un maletín con 10 euros y una notebook.

Cerca de las 22 del domingo, la empresa de cámaras de seguridad que monitorea permanentemente lo que sucede en los pasillos y en la entrada detectó el accionar delictivo.

Inmediatamente llamaron a la administradora, quien alertó a la Policía. Cuando llegaron a Maestros Neuquinos al 1100, detuvieron a Rogelio Cisterna (27) y Mario Bustos (28).

Dos: ladrones detenidos, pero hay registros de que había un tercero que hacía de campana afuera.

Pese a la presencia de una cámara en la entrada del garage, los ladrones saltaron las rejas del portón. Subieron por el montacargas hasta el segundo piso, luego tomaron el ascensor y se dirigieron directamente al octavo piso.

Barretearon la puerta del departamento 802, donde funciona un estudio jurídico. Revolvieron todo lo que tenían a su paso, rompieron una cajonera y un armario, de donde se llevaron una notebook, un portafolio negro y 10 euros.

Luego tomaron el ascensor y se detuvieron entre el cuarto y el quinto piso para descartar la computadora.

Barretearon la puerta de un estudio jurídico y se llevaron un maletín, una notebook y 10 euros. Fue el domingo a las 22.

"Había una tercera persona afuera que hacía de campana. Seguramente les avisó que había llegado un auto y decidieron sacarse de encima la notebook. Las cámaras también lo tomaron cuando se acercó a la puerta de entrada y tocó todos los botones del portero eléctrico para verificar si había gente", relató Mirta López, administradora, que se hizo presente minutos después de que le avisaran que habían ingresado dos personas con actitud sospechosa.

Lo primero que hizo la mujer cuando llegó al lugar fue atravesar su auto al portón del garage para evitar que los delincuentes huyeran.

A los cinco minutos, la Policía llegó e ingresó rápidamente. Interceptaron a los dos ladrones en el ascensor en el segundo piso. "En el maletín llevaban linternas, pilas, dos barretas y una etiqueta de Coca-Cola, con las que taparon las dos cámaras de seguridad de la oficina", expresó.
El dueño del estudio jurídico, Roberto Navarro (68), destacó: "No sé qué dato manejaban los ladrones. Acá no tenemos efectivo".
Los dos delincuentes fueron detenidos y quedaron a disposición de la Justicia.

Funciona las 24 horas en el piso de abajo

Al momento del robo, el edificio estaba casi vacío. Sólo se encontraba una mujer que trabaja en la oficina del servicio de emergencias del EPAS, en el séptimo piso, que funciona las 24 horas. "Cuando la empresa de cámaras de seguridad me alertó del ingreso de dos personas sospechosas, llamé a la chica del EPAS. Le dije que cierre todo y que no le abra a nadie, que habían entrado dos chorros", relató Mirta López, administradora del edificio. "Ella, con mucho miedo, me dijo que no escuchó ningún ruido y menos que barretearon la puerta del departamento de arriba", agregó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído