Se hizo un tattoo, a su marido no le gustó y la apuñaló

Buenos Aires.- Una enfermera mendocina que hace un mes fue apuñalada por su esposo y que todavía se encuentra internada recuperándose de las heridas que le provocó la agresión, declaró a la Justicia que su marido, médico de profesión, quiso matarla cuando descubrió que se había hecho un tatuaje.

Rosana Sosa, de 42 años, dijo que la tarde del 16 de noviembre en momentos que se encontraba en su casa de la localidad mendocina de Las Heras, su esposo, Fernando Fernández (39), médico encargado de residentes de la Unidad de Terapia Intensiva del Central, la apuñaló en reiteradas ocasiones con un cuchillo de cocina, que según determinaron los peritos, medía unos 20 centímetros.

"Mostró las heridas y el relato fue impactante. Le es muy difícil volver a revivir ese momento porque lloraba en cada relato", contaron fuentes cercanas al caso, que es investigado por el fiscal Fernando Giunta.
Además, la mujer sostuvo ante los investigadores que "tiene miedo de que al marido le den prisión domiciliaria porque cree que la puede matar".

El agresor se encuentra en prisión desde el martes. Luego del ataque, el médico se tomó un cóctel de drogas que lo dejó semiinconsciente por algunos días.

De allí fue trasladado a un neuropsiquiátrico donde estuvo hasta el martes, cuando le dieron el alta por considerar que su estado mental era óptimo, y fue trasladado a prisión.

Está imputado por intento de femicidio. Ahora se aguardan las decisiones que tomará la Justicia mendocina para establecer la continuidad de la causa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído