Se necesitan $2 millones para reactivar un matadero

En Centenario, el Senasa clausuró la planta y pide obras con urgencia.

Centenario
El matadero de esta localidad necesita 2 millones de pesos para reactivarse tras la clausura que tuvo por parte del Senasa, el miércoles por la mañana.

De fondo, hay 35 familias que están en vilo, que dependen del sueldo de la faena diaria, que por la aplicación de la barrera sanitaria bajó la producción.

“Esto es como un Falcon, tenés que ponerle dinero todos los meses”, dijo Daniel Avello, administrador de la Cooperativa Agropecuaria Centenario (CAC), a cargo del matadero municipal, en declaraciones radiales.

Según Avello, el Senasa detectó falencias dentro del proceso de la faena, y la planta tiene 10 días para presentar un proyecto de corrección de todas las irregularidades.

Por el corto tiempo, será imposible hacer las mejoras de forma inmediata. Es por eso que los trabajadores se mantienen en alerta por las fuentes laborales.

“Nos piden termógrafos, registros de las cadenas de frío, digestores nuevos por los desgastes que tienen, mejorar el cielorraso, los pisos y las paredes”, indicó el administrador del matadero.

En estos meses hubo varias reuniones entre el ministro de Producción y Turismo, José Brillo, y el intendente Esteban Cimolai. Sin embargo, no hay una solución concreta a un problema que se disparó por la falta de producción del matadero de tránsito federal.

Según Avello, para que el matadero sea rentable, tiene que faenar unas 1600 cabezas de ganado por mes. Hoy no llega a la mitad y tampoco tiene la habilitación para la faena de porcinos, una alternativa para buscar sostenerse.

En agosto, el matadero también tuvo problemas para renovar su matrícula para faenar ante el Ministerio de Agricultura de la Nación. Tiene deudas impositivas y las está pagando con creces.

Hay pocas empresas que llevan a faenar vacas al matadero. Una es la cooperativa Lihuen Mapu y la otra, el frigorífico Torrente, además de la empresa SR, según se informó.

“Ante la incertidumbre nuestra, que una semana trabajamos y otra no, para el productor que faena, el matadero termina siendo un lugar no confiable”, concluyó.

CIFRA
$300.000 es el déficit mensual que tiene de la planta de faena.
El dato surge de los empleados de la cooperativa, quienes aseguraron que el matadero está en “terapia intensiva”. A tal punto que el Senasa lo clausuró el miércoles pasado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído