El clima en Neuquén

icon
25° Temp
22% Hum
LMNeuquen Calor

Se viene el calor, se dispara el termómetro y los niños son los que más sufren

Pediatras advierten que los lactantes y chicos de corta edad son los más vulnerables ante golpes de calor.

Con la cercanía del verano, y la aparición -esporádica aún- de días de altas temperaturas, el exceso de exposición al sol en las horas de mayor radiación, entre las 10 y las 16, sumado a la falta de reposición de líquidos y al uso de ropa inadecuada, puede producir un inusual aumento de la temperatura corporal y deshidratación.

Pediatras consultados explicaron que las poblaciones más susceptibles son los niños menores de 1 año, ya que no tienen desarrollado plenamente el mecanismo de regulación de la temperatura corporal, presentan una mayor sudoración y no manifiestan su sensación de sed.

Te puede interesar...

Es por eso que, desde la Sociedad Argentina de Pediatría recuerdan en esta época del año, también estar atentos a síntomas como cefaleas (dolor de cabeza), mareos, irritabilidad, decaimiento, tendencia al sueño, debilidad muscular, sequedad de mucosas (labios, boca, lengua) acompañadas de aumento de la temperatura corporal y enrojecimiento facial y corporal. También a síntomas gastrointestinales como inapetencia, sed intensa, náuseas, vómitos

Es importante poder prevenir para evitar males mayores.

Ese es el objetivo de la campaña +Salud, que llevan adelante la Legislatura de Neuquén, junto a LMNeuquén y LU5AM600.

Desde el Ministerio de Salud recomiendan proteger a los más pequeños, hidratarlos y refrescarlos permanentemente, evitar la exposición al sol (incluso en días nublados, ya que las nubes dejan pasar el 75% de la radiación UVA), usar ropas livianas holgadas y de colores claros, y sombreros de ala ancha.

De 6 meses en adelante

En los mayores de 6 meses, usar protectores solares con factor 30 o superior (de amplio espectro, contra los rayos UVA y UVB) y colocarlos 30 minutos previos a la exposición, esparcirlos en toda la superficie corporal y reiterar cada 2 horas y después de los baños.

Ante la aparición de alguno de los síntomas de insolación o golpe de calor, es fundamental favorecer la reposición adecuada de líquidos, poner a los pequeños en lugares frescos y ventilados, sacar ropas y refrescar con abundante agua la cabeza, el cuello y toda la superficie corporal y, sobre todo en los más pequeños, concurrir al centro asistencial más cercano para su evaluación.

Síndromes diarreicos

También se debe tener en cuenta que en época estival son habituales los síndromes diarreicos con circulación viral, predominantemente en lactantes y niños pequeños, y diarreas bacterianas estivales más frecuentes en niños mayores por los hábitos de alimentación.

Estas diarreas pueden contribuir a generar cuadros de deshidratación y se expresan con síntomas como intolerancia a los líquidos, vómitos, fiebre y mayores pérdidas por deposiciones frecuentes. También sequedad de mucosas, disminución de las micciones (pañales secos), decaimiento, irritabilidad y somnolencia.

“Las principales medidas de prevención para evitar las diarreas estivales son mantener la lactancia materna en niños pequeños que la reciben y medidas de higiene alimentaria como lavado frecuente de manos, consumir agua potable segura o hervida, asegurarse de que se mantenga la cadena de frío en aquellos alimentos que lo requieran, cocinar bien las carnes, lavar adecuadamente frutas y verduras y consumirlas preferentemente sin cáscara”. (SAP)

Recomendaciones para evitar el golpe de calor:

  • No exponer al sol a los niños, principalmente entre las 10 y 16. Usar protector solar y gorras.
  • Vestir con ropa holgada, clara y de algodón.
  • Consumir agua.
  • En los niños más chicos, aumentar la lactancia materna.
  • Mantener a los niños en lugares ventilados y con temperatura agradables. (Fuente: Min. De Salud)

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario