Secuestró, golpeó, amenazó y abusó de su ex pareja

El hombre tenía restricción de acercamiento. Está acusado por tres ataques.

Neuquén

A pesar de tener una prohibición de acercamiento a su ex pareja, la interceptó en la calle, la metió a su casa por la fuerza, la insultó, la amenazó de muerte, la arrastró de los pelos y le pegó brutalmente en el rostro. Así comenzó el año una mujer que es víctima de violencia de género. El hombre abusó de ella y llegó a tenerla cautiva en dos ocasiones; sin embargo, está libre.

Eran las 10 del 1º de enero y la mujer caminaba tranquila por la vereda, sin imaginar el calvario que iba a sufrir. Todo pasó en un segundo, cuando vio a su ex. Luego, cada minuto le dolió tanto como los hematomas que le provocó en el cráneo, el cuero cabelludo y los glúteos.

La mujer estuvo casi un mes sin ir a trabajar. La Justicia le formuló cargos al hombre por privación ilegítima de la libertad agravada, lesiones leves calificadas por el vínculo y desobediencia a una orden judicial.

El 10 de junio todo fue peor. En esa oportunidad, alrededor de las 18, el agresor fue hasta la casa de la mujer e ingresó contra su voluntad. Una vez adentro, la empujó al piso, la insultó, la escupió, la amenazó de muerte y abusó de ella.

La violencia duró toda la noche, hasta que al día siguiente, ante un descuido de su agresor, la mujer logró escapar con sus hijos. En esa ocasión, el hombre fue acusado de violación de domicilio, con abuso sexual simple, amenaza simple y desobediencia a un funcionario público.

El 4 de julio, el hombre volvió a la casa de la mujer y la tuvo cautiva 48 horas. Durante dos días la insultó, la provocó, la amenazó de muerte y la golpeó brutalmente.

La mujer logró escapar el 6 de julio y como pudo fue hasta la fiscalía, donde radicó la denuncia. Al violento lo acusaron por privación ilegítima de la libertad agravada, además de lesiones leves, calificadas por el vínculo y desobediencia a un funcionario público.

En una audiencia realizada ayer, se le levantó el pedido de captura que le había sido dictado por no haberse presentado a una causa paralela por lesiones contra su ex y por desobedecer la restricción. Todavía sigue en libertad.

48 horas la tuvo cautiva entre el 4 y el 6 de julio. Dos días de terror y violencia soportó la mujer, bajo insultos, golpes y amenazas de muerte. Apenas logró escapar, radicó la denuncia pertinente. Estuvo casi un mes sin poder ir a trabajar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído