Separan de la Iglesia a un cura que confesó abusos

"Uno está rodeado de varones y necesita cariño", dijo en un audio.

Mendoza. Fernando Yáñez fue separado de su cargo como sacerdote de la Iglesia católica luego de haber sido denunciado por abusos y otros delitos. El cura, que se defendió de las denuncias de abuso diciendo que necesitaba “cariño”, fue absuelto por la Justicia mendocina y también por la canónica, pero el tribunal eclesiástico lo encontró culpable de otros tres delitos y le redujo el estado clerical. Así lo dictaminó la resolución de monseñor Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael: es la pena máxima que se le puede aplicar a un sacerdote fuera de la excomunión.

En 2016 se divulgó un audio donde el ex cura reconoció los abusos. El sacerdote tenía a su cuidado a niños y adolescentes internados en un hogar en Monte Comán. “Uno está rodeado de varones y necesita cariño”, decía el sacerdote Yáñez en un pasaje del audio. En agosto de ese año, La Justicia lo procesó, inhibió y ordenó un embargo de 20.000 pesos en una causa por abusos sexuales contra dos jóvenes. Pero el cura quedó libre tras el pago de una fianza y continuó al cuidado de los chicos.

Te puede interesar...

“Puede ser que me haya dado vuelta, pero no doy más, la tentación es más grande. Necesito cariño, yo no puedo más, necesito cariño de alguien y lo busco en un hombre”. Fernando Yáñez Parte del audio que unos jóvenes le grabaron en secreto

“Yo lo vi, padre, cuando se sacó la ropa, yo vi que le tocaba el traste, tuve que hablar porque la situación no da para más. Nadie lo está juzgando, pero si le pinta eso, si le gustan los hombres, usted deje los hábitos”, le dice uno de los jóvenes a Yáñez en la grabación, clave en la denuncia contra el sacerdote, en la que dos internos del hogar lo interpelan por haber manoseado a dos adolescentes cuando dormían. Lo que vino después sorprendió a todos. “Uno está saturado y revienta por algún lado”, respondió el cura, y declaró lo inimaginable: “Uno está rodeado de varones, miren a Ricky Martin si no cómo terminó. Antes del seminario me encamé mil veces. Pero ahora aquí uno los quiere y se desborda ese sentimiento. Puede ser que me haya dado vuelta, he llegado a una situación en la que no doy más, la tentación es más grande. Necesito cariño, yo no puedo más, necesito cariño de alguien y lo busco en un hombre”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído