Septiembre: ¿Primavera o clima pesado en Boca?

Será el mes clave para el futuro de Guillermo Barros Schelotto como técnico xeneize. Los resultados de las tres fechas previstas del torneo oficial y el desafío ante Lanús por la Copa Argentina resultarán decisivos.

Neuquén.- Con los primeros partidos del campeonato y la Copa Argentina como gran objetivo, este será el mes más importante en la vida del entrenador de Boca Juniors.

Dice un dicho popular que “hay que pasar agosto”, en alusión al mes más frío del año en el hemisferio sur. Antiguamente los ancianos sufrían el clima debido a que no existían los aires acondicionados ni las estufas y se morían de bronconeumonía. Se afirmaba que si uno superaba estos 31 días sumaba un año más de vida.

Jugando con los meses, parece ser que el agosto de Guillermo Barros Schelotto será septiembre. Durante estos 25 días que restan para que finalice este período, Boca tendrá por delante la segunda, tercera y cuarta fecha del torneo largo y los octavos de final de la Copa Argentina frente a Lanús.

El mano a mano frente al conjunto de Jorge Almirón es un encuentro vital para las aspiraciones que pueda llegar a tener el entrenador xeneize de aquí a fin de año. Recordemos que la Copa Argentina clasifica al campeón, a la Libertadores 2017 y es la única vía que tiene el azul y oro para llegar a la cita internacional.

Parece loco hablar de la salida con sólo 6 meses de trabajo, pero los resultados mandan.

Parece loco comenzar a hablar de la posible salida de un técnico cuando hace apenas seis meses que asumió su cargo. Pero nada sorprende ya en un fútbol argentino resultadista.

50 % de efectividad tiene Guillermo.

Disputó 25 partidos con un total de 10 victorias, 8 empates y 7 derrotas. En esos compromisos hubo dos cotejos con River Plate. Los dos fueron empates en cero.

2 victorias de Lanús sobre Boca, en la era del Melli.

El Granate, próximo compromiso del Xeneize en la Copa Argentina, le ganó en la primera fecha de este torneo por la mínima. En el anterior había ganado 2 a 0.

Guillermo, uno de los ídolos del Xeneize, asumió su cargo el 1 de marzo, luego de que Daniel Angelici, presidente del club, despidiera al Vasco Arruabarrena. Desde aquel día hasta hoy dirigió 25 partidos: 11 por la Copa Libertadores, 12 del torneo doméstico y 2 por la Copa Argentina.

En medio de este proceso estuvo la Copa América, que dividió dos momentos para el Mellizo: la primera parte, logrando la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores y finalizando décimo en la zona 2 del campeonato, pero encontrando una identidad como equipo.

Luego de la cita internacional de seleccionados en los Estados Unidos y con más de 30 días de descanso, Chapita sufrió su peor derrota: frente a la cenicienta del torneo, Independiente del Valle, en La Bombonera por 3 a 2. Tras esta caída inesperada y los rumores de que Tevez no seguiría en Boca, comenzaron las críticas al DT, que en sus primeros días, luego de aquel recordado clásico ante River en el Monumental (0-0 en la sexta fecha), le prometía al hincha que recién en el segundo semestre se iba a notar su mano en el equipo.

El torneo largo y la última parte del año ya comenzaron. La eficacia actual del Mellizo en Boca es del 50,66% producto de lograr 38 unidades (10 victorias, 8 empates y 7 derrotas) sobre 75 puntos posibles.

A la espera de la confirmación oficial por parte de la organización de la Copa Argentina para el duelo frente al Granate buscando acceder a los cuartos de final del certamen, los antecedentes no son nada buenos para Guillermo: dos derrotas en dos encuentros ante el equipo que dirigió desde el 2012 hasta el 2015. La primera fue en la fecha 8 del torneo dividido en zonas, un partido que sentenció las oportunidades para Boca en aquel momento y luego el mal arranque, en la primera fecha de este torneo.

A pesar de un parate de más de tres meses entre el torneo anterior y el actual por los conflictos en AFA, el Boca de Barros Schelotto aún no convence, no engrana, y eso al pueblo xeneize no le gusta nada.

Bou sería titular ante el Pirata

El plantel de Boca recién volverá mañana a las 9:30 a los entrenamientos, luego del amistoso triunfante (frente a Libertad de Paraguay por 2 a 0) que jugó en la ciudad de Resistencia.

El partido terminó sin lesionados, lo que es una buena noticia para Barros Schelotto, que mantendría el once titular para el próximo compromiso frente a Belgrano de Córdoba, el domingo a las 18.

En principio, el único cambio podría ser el ingreso del colombiano Frank Fabra en lugar de Jonathan Silva, tras su participación en la selección de su país. También desde esas tierras regresarán Sebastián Pérez y Wilmar Barrios, refuerzos que aún no han debutado con la camiseta xeneize.

Pero además del defensor, con respecto al primer partido del torneo oficial, donde cayó derrotado ante Lanús, el equipo tendría al menos cuatro variantes, entre ellas por la salida de Darío Benedetto por lesión.

De esta manera, Barros Schelotto podría parar el equipo con Guillermo Sara; Gino Peruzzi, Santiago Vergini, Fernando Tobio, Fabra; Pablo Pérez, Andrés Cubas; Cristian Pavón, Carlos Tevez, Ricardo Centurión y Walter Bou.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído