LMNeuquen Motos

Show de saltos y voladas en el Coliseo de La Barda

Cerca de 24 pilotos participaron de la jornada de apertura para el motocross en La Barda. La pista lució impecable y sólo fue habilitada para entrenamientos. Hoy también estará abierta.

Por Ricardo Galasso-galassor@lmneuquén.com.ar

De pronto se quebró el silencio y el rugir de motores encendió la tarde en La Barda. Un grupo de 24 pilotos empezó a girar en El Coliseo, el circuito del Motocross Club Neuquén en la primera jornada habilitada para actividades de la disciplina, una de las que fueron autorizadas este fin semana por el Gobierno Provincial para volver a rodar.

Te puede interesar...

Con un protocolo que exigía dos personas por vehículos que podían ser pilotos ó uno, más el acompañante, sumado al uso de barbijos hasta antes de montarse al rodado y las distancias obligatorias exigidas, los asistentes a este primer ensayo volvieron a reconectarse con la actividad.

El día se acopló a la perfección y el circuito espléndido tras las lluvias de hace algunos días fue el marco ideal para apreciar saltos y vuelos. Sin el condimento de la adrenalina de la competencia, pero si con la gracia para soltar la ansiedad de los corredores contenida durante más de dos meses sin actividad. Hoy el circuito volverá a estar habilitado para entrenamientos solamente.

Entre otros estuvieron despuntando el vicio ayer el campeón de la 24° edición del campeonato nocturno de supercross este verano -una de las pocas actividades que tuvo la disciplina antes de la pandemia- Osvaldo “Palaco Pérez”, Nicolás Cataldo, Nahuel Kriger, entre otros.

Estoy muy contento de que podamos volver a tener actividad”, dijo “El Palaco”. “Aprovechamos que había llovido y el circuito estaba muy lindo y, además acompañó el día”, agregó el único campeón hasta el momento de la irregular temporada debido a la pandemia.

“Por suerte pudimos volver a entrenar tomando todos los recaudos y las medidas que se habían pedido. Teníamos muchas ganas de volver porque nuestra actividad necesita tener una fluidez para poder entrenar y no podemos hacerlo de otra manera que no se en las pistas”, contó.

También se mostró feliz el presidente del Motocross Club Neuquén, Gustavo Oliva. ”Todos nuestros pilotos están autorizados por el club y la Federación Sur del Deporte Motor que es la que nos nuclea”, dijo el dirigente.

“Estábamos esperando con muchas ansias esta habilitación porque nuestro deporte se realiza al aire libres, es individual y sigue el protocolo de la actividad a nivel nacional y el de la federación internacional de motocross”, precisó.

Sensaciones de un día esperado

Pablo Allende es un activo colaborador del Motocross Club Neuquén. Alejado de las pistas pero no de su pasión siempre se hace un espacio para seguir haciendo una actividad que, afirmó “transmite importantes valores a los chicos porque les exige gran disciplina para entrenar y conducta deportiva”.

image.png

“Llevo 32 haciendo esta actividad y hoy con 44 -aunque no ya competitivamente- sigo disfrutando. En un circuito que, además es considerado la cuna y el semillero del motocross argentino. En los últimos 50 años contando todas las categorías, Neuquén es el que más campeones tiene. No por nada a esta pista le dicen el Coliseo del Motocross”, afirmó el neuquino quien tuvo un podio latinoamericano en 1996 en Uruguay (fue tercero y mejor piloto nacional). También ese año fue subcampeón argentino en categoría profesional 250 cc.

“La Barda tiene un piso espectacular, la geografía, los desniveles de bardas y montañas es bárbaro. El predio está alambrado y se mejoraron mucho las instalaciones, hay plantaciones de árboles, una cantina donde se hacen reuniones de comisión y además, es un lugar seguro, de privilegio sin dudas”, recalcó.

Hoy –agregó- disfrutó más la actividad como distracción familiar sobre todo porque me está acompañando mi hijo Ignacio de diez años. Si bien, él hace otra disciplina, Dirt World que son saltos en bicicleta, en el circuito que tenemos acá al lado, el año pasado empezó a hacer motocross y desde entonces lo estamos compartiendo”, contó orgulloso

Tras bajarse de la moto –Una Honda 450- contó sus sensaciones. “Estuvo muy buena la actividad. Es un alivio poder hacer lo que a uno le gusta, disfrutando de La Barda que está en inmejorables condiciones gracias al trabajo de la gente del Motocross Club Neuquén que la dejó impresionante lista como para correr un Campeonato Argentino”, destacó.

“Estábamos ansiosos por volver a hacer los que nos gusta pero también es entendible que haya precauciones y se vayan dando los permisos controlados”, reflexionó.

Dijo que disfrutó compartir esta experiencia con su hijo “Nacho que usó una Yamaha 85 cc. De a poco le voy transmitiendo lo aprendido” afirmó.

En cuanto a la actividad de hoy resaltó: “Hicimos pruebas de entrenamientos divididos por tandas. Hay que recordar que esta actividad exige mucho esfuerzo anaeróbico y el hecho de ir arriba de la moto requiere un gran desgaste. Hay que tener un entrenamiento similar al del boxeo ya que hay momentos de mucho esfuerzo de golpe y la moto de demanda todo porque pegas en los pozos, en velocidad cuando y, cuando volás, te quedas sin aire. No es un deporte en el que solamente acelerás”, explicó.

LEÉ MÁS

Alberto habló con Gallardo sobre la vuelta del fútbol

La Fórmula 1 no usará grilla invertida en su calendario 2020

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario