Showrooms, una moda que también permite ahorrar

La ropa se ofrece en redes y se vende en pequeñas tiendas hogareñas.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén. Con el objetivo de ahorrar dinero o de optimizar el tiempo que les dedican a las redes sociales, cada vez son más los neuquinos que modificaron sus hábitos de consumo. En lugar de salir a ver vidrieras y entrar en locales comerciales, se dejan tentar por productos que ven en línea y coordinan citas para asistir a los showrooms de Neuquén, que ya se cuentan por cientos.

Aunque la proliferación de esta modalidad de negocios es muy amplia, la mayoría de los emprendedores detrás de estas propuestas son mujeres que comercializan indumentaria, lencería, accesorios o calzado, y que usan habitaciones libres de sus hogares para montar una pequeña tienda doméstica donde los clientes pueden pasar las perchas o probarse algún conjunto.

Te puede interesar...

“Hay dos modalidades: yo contacto a los clientes por redes sociales y Whatsapp y coordinamos una cita, pero hay otras emprendedoras que tienen un horario fijo para citar a las clientas al mismo tiempo”, detalló Agustina, que lleva un año al frente de Nuve, un showroom de indumentaria que comenzó para tener ingresos extra a otros dos trabajos que realiza.

En Neuquén hay cientos de emprendedoras que se dedican a esta modalidad de vent

Cada vez son más

Según estimó, en la ciudad hay cerca de mil emprendedores que utilizan este mecanismo, y el número se acrecentó en los últimos meses, cuando la situación económica empujó a muchos a pensar en negocios complementarios a sus trabajos.

El mismo contexto empuja a más clientes, ya que comprar en estas tiendas domiciliarias permite ahorrar entre un 50% y un 500%, según el tipo de producto.

Aunque gran parte de los emprendedores tienen monotributo y facturan sus ventas de forma legal, este método les permite ahorrar los altos costos de alquilar un local en el centro y las habilitaciones.

Además, como trabajan de forma independiente, no tienen el gasto de pagar sueldos a empleados. Esas ventajas las trasladan a los precios finales, por lo que suelen vender artículos similares que cuestan, por ejemplo, tres veces más baratos que en los negocios tradicionales.

“En Buenos Aires ya funciona, pero costó mucho que se impusiera, acá todavía falta un poco de confianza para ir a un domicilio que no es céntrico”, aseguró Elisabeth, que administra C’est la Vie, un comercio online de accesorios.

Su principal canal de venta son las ferias de diseño, pero suele compartir showrooms con otras emprendedoras ya que no cuenta con un espacio amplio en su propia casa.

La seguridad Para Agustina, vivir en Santa Genoveva le permite generar más confianza con los clientes, a quienes les ofrece una experiencia de compra diferente a la de los locales tradicionales que funcionan en la ciudad. “Siempre preparo té o galletitas para que sea algo más personal, y me ocupo de tener la casa impecable”, aseguró la joven.

Sin embargo, la seguridad de las propias comerciantes también es un motivo de preocupación. “Para resguardar nuestra casa, sólo damos la dirección por un mensaje privado a los que están interesados en comprar”, expresó Mariela, que administra Le Vestiaire junto a sus dos hermanas.

“Yo siempre estoy acompañada cuando viene alguien a ver la ropa”, comentó Agustina, sobre los recaudos que toma.

En Neuquén hay cientos de emprendedoras que se dedican a esta modalidad de vent

¿Cómo se hacen conocidos para conseguir ventas?

“Aunque estamos en pleno siglo XXI, el boca en boca sigue siendo la mejor herramienta”, aseguró Elisabeth, a cargo de C’est la Vie. Según detalló, el apoyo de sus amigas que invitaban a otras conocidas a conocer sus accesorios fue la palanca más importante para crecer en la actividad y la forma de incrementar su stock de productos y la calidad.

Aunque muchas comenzaron utilizando Facebook como instrumento de promoción, la mayoría migró a Instagram y ahora utilizan ambas redes sociales.

“Son dos tipos de clientes, en Facebook hay gente más grande y en Instagram están los jóvenes y adolescentes”, confió la comerciante neuquina.

Según aclararon, la nueva red les permite ampliar su espectro de clientes gracias las historias que se suben por un lapso de 24 horas y donde las propias clientas muestran sus nuevas compras y etiquetan al emprendimiento.

Por otro lado, también utilizan las ferias de diseño como una vidriera para mostrarse y captar clientes nuevos. Se trata de espacios que agrupan a varios emprendedores que venden ropa, accesorios u objetos de decoración. Cada uno paga por el alquiler de su stand, que cuesta entre 200 y mil pesos por una tarde, y aprovechan la congregación de clientes que meriendan y compran cosas en el lugar.

Los detalles del negocio

Vidrieras en línea

La mayoría de los emprendedores suben fotos de todos los productos que venden a través de las redes sociales, por lo que los clientes pueden conocer todo el catálogo antes de asistir al showroom a probarse prendas o verlas en persona.

Respuestas rápidas

Con el objetivo de mejorar la atención al cliente, suelen responder con rapidez para coordinar citas de venta. Por lo general, los precios no son publicados y se informan a través de mensajes privados.

Estilos diferentes

Aunque existen muchos emprendimientos de este tipo en Neuquén, los comerciantes aseguran que cada uno se distingue por el estilo diferente en la selección de los productos. De esta forma, cada cliente puede encontrar ropa y accesorios que se adapten a sus gustos, en lugar de adquirir los artículos más masivos que se venden en los centros comerciales.

LEÉ MÁS

Construcción, consumo y turismo, los otros ejes de la economía

Del Prete sobre la caída de consumo en marzo: "En Neuquén capital fue del 6 por ciento"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído