LMNeuquen Bombonera

Su corazón funciona a medias, pero late como La Bombonera

El templo xeneize celebra este lunes un nuevo aniversario. La historia de Benjamín, uno de los tantos regionales que la conocieron este tiempo, tan emotiva como la de Panchito y Francis.

Por Fabricio Abatte-abattef@lmneuquén.com.ar

“No tiembla, late”, es la frase que inmortalizó a un templo del fútbol que este lunes cumple 80 años de gloriosa vida. Puede dar fe, Benjamín, ese pequeño de la región cuyo corazón funciona a medias pero es todo de Boca. Es que aquel inolvidable día, cuando cumplió el sueño de conocer el mítico estadio, le latió más fuerte que nunca.

Te puede interesar...

Como él, numerosos neuquinos y valletanos fueron testigos privilegiados de las proezas xeneizes, muchos de ellos de la mano de la filial Neuquén Azul y Oro, que se caracteriza por cumplirle el sueño a los fanáticos de esta región (no se queda atrás la agrupación Rincón Xeneize).

“La Bombonera es especial, es hermosa, mágica. Cada viaje es emocionante. Llevamos a mucha gente que va por primera vez a la cancha. Cumplen el sueño y te lo agradecen siempre, en la calle, te mandan fotos. Somos un equipo y aprovechamos para ayudar a todos los miembros y socios de la Peña”, comenta a LM Neuquén Mario Laffite, el presidente de NAO que el viernes tendrá su propio festejo al celebrar otro cumple.

Francis-problemas-de-corazón-La-Bombonera.jpg

Historias emotivas

Hablando de aniversarios, días pasados se cumplió un año de que que Francis Ojeda, el muchacho de Rincón de los Sauces que padece síndrome de down y una enfermedad pulmonar irreversible, descubriera ese mundo incomparable y tuviera un encuentro imperdible con su ídolo Carlos Tevez (caso similar al de Panchito).

“Cumplir el sueño de Francis fue algo maravilloso que jamás imaginamos vivir. El recuerdo está siempre, los mismos nervios, la misma ansiedad nos produce cuando vemos los videos o tan solo ver las camisetas colgadas en la habitación de Francis, los colores azul y oro. El cuadro de Carlitos y las banderas nos siguen acompañando todos los días y en cada internación de Francis”, cuenta Marina, la mamá, compañera incondicional, que se hizo bostera en ese viaje. ¿Antes? "Era de River pero no fana", admite con una tímida sonrisa y agradece a los chicos de Rincón Xeneize. Su sueño de la Fundación propia para ayudar a las personas con discapacidad electrodependientes, como su querido hijo, marcha viento en popa.

Benjamín Santibañez tiene 8 años y, como quedó dicho al comienzo, nació con “medio corazón”. “Está operado del corazón, la parte izquierda no se desarrolló. Dentro de las posibilidades, tratábamos cuando viajábamos a hacer los controles a Buenos Aires de conocer la cancha de Boca pero por una razón u otra no pudo ser. Nosotros ahora vivimos en Roca pero hablé con mi primo de Neuquén, quien me contactó con la gente de la filial Neuquén Azul y Oro. Se hizo una movida impresionante y pudo conocer a su ídolo Cristian Pavón frente a Atlético Tucumán. Fue su cumple ahora en cuarentena ahora y le mandó un videito el propio Pavón”, comenta Claudia, la mamá de Benja.

Bombonera-2-Benja-con-Pavón.jpg

“La cara de Benjamín, me emociono aún hoy de recordarlo. Le brillaban los ojitos, no podía creerlo. Hacía un mes que había fallecido mi papá, su abuelo, que era fanático de Boca. Decíamos: este es un regalo del abu. Perdón por la emoción. Fuimos al vestuario y vino Pavón a verlo, no se lo olvidará jamás”, agrega la incansable mujer.

La historia de Panchito es más reciente y conocida. La mascota del Rojo neuquino soñaba con conocer la cancha de Boca y a su ídolo Carlitos Tevez. El jugador del CAI local Leandro Domini inició una campaña en redes sociales que tuvo el final feliz jamás pensado. Panchito fue a La Bombonera, estuvo con el Apache y de yapa vio a su amado equipo coronarse campeón en la última Superliga, gracias al triunfo por 1 a 0 frente a Gimnasia con gol del jugador del pueblo. De película. Su noche soñada superó a la ficción, sin dudas.

Panchito-en-la-bombonera-con-Russo.jpg

Por estas pequeñas historias la mítica Bombonera también es gigante. No tiembla, late, como el corazón bostero de Benjamín, el de Francis y el de Panchito.

Embed

LEÉ MÁS

La impactante fortuna que heredará la viuda de Kobe Bryant

Goleador de moda: vende ropa en familia para gambetear la crisis

El partido que no debió jugarse y ocasionó 41 muertos por coronavirus

Ganaron el título sobre la hora y de la emoción se olvidaron del coronavirus

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario