Sublime y luminoso

Treinta mil personas vibraron con un festival ecléctico. Phoenix, Los Cadillacs y PJ Harvey cerraron un Personal Fest histórico.

Enviado especial

Buenos Aires.- La banda francesa Phoenix con un Thomas Mars surfeando arriba de su público, una brillante y teatral PJ Harvey, más un set arrollador del DJ Fat Boy Slim (en el final) escribieron una nueva página para la historia del Personal Fest en su edición 2017, que tuvo un luminoso cierre en las primeras horas de ayer en el club Ciudad de Buenos Aires. Vuelos de sonoridades y euforia fue lo que entregó un evento de alto nivel internacional ante 30 mil personas.

En 2007, Phoenix hacía en un escenario menor su primera carta de presentación en el festival y sorprendía con su indie electrónico. Diez años después, la banda de Thomas Mars llegó más curtida y pulida (obviamente) con las bailables canciones de Ti Amo, un CD inspirado en una Italia romántica de los 70. Con la capacidad para crear un pop complejo y masivo, el grupo entregó los consagrados “Lisztomania”, “Lasso”, “If I Ever Feel Better”, “Trying to Be Cool”, y las nuevas joyas como “Ti Amo”, “J-boy”, “Tuttifrutti”. Lo del cantante nacido en Versalles y sus coequipers (tres italianos) se pareció a una discoteca acompañada por una performance de gran impacto visual.

Para ponerle más calor al asunto, en el final Mars se lanzó sobre la gente para terminar felizmente su cuarta visita al país y dejar a todos contentos.

En vivo: En sus dos días el festival fue seguido vía streaming por más de 1,2 millones de personas.

Ceremonia teatral

PJ Harvey, ícono del género alternativo, dejó a todos atónitos con un espectáculo casi teatral impregnado de una atmósfera tétrica, con una cantante envuelta en plumas negras dirigiendo una ceremonia. Polly Jean comenzó a sembrar misterios al ingresar junto a sus nueve músicos trajeados, con una densa marcha entre el sonido de redoblantes y bombos. Con esa puestas la británica se remitió a The Hope Demolition Six Project, placa en la que la artista relata la crueldad humana -viajó a Kosovo, Kabul y Afganistán para escribir su experiencia- dando una mirada pavorosa del futuro y la crueldad humana. Una gran presencia de crueles saxos -Harvey se dedicó a sumarse a los bronces- teclados e imponentes coros y guitarras eléctricas fueron los ingredientes para una obra conceptual y descomunal.

Después de su gira por el exterior, Los Cadillacs dijeron presente en el Personal a puro rock, ska y clásicos: “Mi novia se cayó en un pozo ciego”, “El genio del dub”, “Mal bicho”, “Matador”, entre otros.

En pleno ascenso y luego de echar a su guitarrista por cometer un abuso sexual, Barbi Recanati le puso fin a Utopians. En ese plan de despedida sonaron “Algo mejor”, “Trastornados”, “Allá voy”, y “Dancing Barefoot” (Patti Smith).

Callate Mark sorprendió por su convocatoria y, a fuerza y sudor, arrolló con un sonido punk bien sucio y rabioso al palo. La banda de Florián Fernández Capello, hijo de Vicentico, en 2008 decidió adoptar ese nombre en referencia al título de la canción que Luca Prodan (Sumo) le escribió a Mark Chapman, el asesino de Lennon.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído