Troncoso e Ibáñez, con el pincel y el Guante

El ataque de Rincón da que hablar. Uno fue pintor y albañil, el otro es su ídolo.

Martín Gamero

gamerom@lmneuquen.com.ar

Neuquèn.- Uno trabajó de albañil antes de comenzar con el fútbol. El otro vivió toda su vida de este deporte y en varias ciudades. Julio Ibáñez, nacido en Cipolletti, y Alfredo Troncoso, de Olavarría, suman hasta el momento 12 goles (seis per cápita) en esta temporada del Federal B. La idea de esta nota es conocer un poco mejor a cada uno de ellos.

El Tío, como lo apodan a Troncoso, nos detalló cómo fue su vida antes del fútbol: “En la adolescencia fui albañil. Pintaba casas, hacía arreglos de plomería, de todo para ayudar a mi familia en Buenos Aires”.

Distinta fue la realidad del Guante Ibáñez, que durante su trayectoria futbolística pasó por clubes como Cipolletti, Desamparados de San Juan, Alianza de Cutral Co, Racing de Olavarría, y siempre trabajó para este deporte.

Algo curioso de esta dupla goleadora es que es la primera vez que juegan juntos, pero evidentemente la idolatría de Alfredo hacia Julio hace que se entiendan a la perfección. Esta admiración está relacionada a que Troncoso es fanático del conjunto de Olavarría, donde hizo además las inferiores, y el público del Chaira tiene un buen recuerdo de Ibáñez, quien jugó en las temporadas 2011-2012 y 2013-2014. Este paso del Guante por el conjunto bonaerense es recordado por el Tío: “Para mí, Julio es un ídolo y un crack. Aprendo mucho de él y es un placer recibir sus consejos”.

La gran relación que surgió durante estos meses ha generado varias charlas en la previa o después de los entrenamientos a pesar de la timidez del Guante para emitir opiniones y admitir que son “muy compinches”. Ambos disfrutan de la música en sus tiempos libres. Alfredo es más del palo del rock nacional (La Renga y Los Redondos) y Julio, del reggae (Dread Mar-I y Nonpalidece).

12 goles en nueve fechas del Federal B llevan entre los dos, seis cada uno.

5 los equipos de Ibáñez: Cipo, Desamparados, Alianza, R. Olavarría y Rincón.

Otra cuestión que los une es que conviven con otros jugadores en casas alquiladas por el propio club. “Yo vivo con Pedro Recarey, el Ruso Viedma y Bruno Urquiza”, asegura Troncoso. “Somos cinco en total. Rodrigo Canales, Víctor Benítez, Lautaro Escudero, Cristian Hernández y yo”, dice Ibáñez.

El fútbol en sus vidas apareció gracias a la familia y los amigos. Maximiliano Valenzuela fue un ex jugador de San Martín de Cipolletti y primo del Guante quien lo acercó a este deporte. En tanto, Gustavo Guevara, ex jugador de Roca y amigo del Tío, fue quien lo llevó por este mundo de la redonda, y aseguró: “Fue como un padre para mí”.

Cada uno tiene sus referentes futbolísticos, relacionados con la posición en la que juegan. El Guante, como gran enganche, admira a Riquelme y destaca de su compañero de ataque en Rincón una virtud similar a la que tenía el ex 10 de Boca: “Cuando Alfredo te pone la cola no hay quien se la saque”.

Troncoso, en tanto, observa y elogia el juego del chileno Alexis Sánchez. A la hora de disfrutar el tiempo libre, el Guante aprovecha viajar a Cipolletti a comer un asado en familia. El Tío goza de conocer lugares. Así es esta dupla goleadora que es disfrutada por la hinchada del León del Norte, y esperemos ver más abrazos de gol entre ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído