Un adiós a Pechi multitudinario y lleno de emociones

Cientos de vecinos se sumaron al cortejo para despedir al Intendente.

La multitud se detuvo frente al municipio, allí donde Horacio Quiroga comandó hasta el sábado a la madrugada los destinos de la capital para transformarla en una ciudad diferente, mirando al futuro, con una cara más parecida a la de una urbe del siglo 21. Allí donde dejó buena parte de su vida y su sello personal a lo largo de 16 años en los que su despacho en ese edificio se convirtió en su casa.

No hizo falta que nadie diera una señal. Todos sabían lo que allí iba a pasar. Habían ido en buena parte para eso. Era ese el punto clave de un cortejo numeroso que le daba el último adiós al intendente. Era el lugar elegido para honrarlo, para desatar el aplauso unánime y sostenido por casi cinco minutos. Para unir para siempre el recuerdo del cuatro veces jefe comunal con ese edificio en el que se convirtió simplemente en Pechi, en el intendente más importante en la historia de Neuquén.

Te puede interesar...

sepelio-cortejo-funebre-Horacio-pechi-quiroga-4.jpg

La caravana se había iniciado un rato antes, en pleno mediodía, cuando el sepelio que había comenzado el sábado por la tarde en el Museo Nacional de Bellas Artes le dio paso al último adiós.

El cortejo se formó con cientos de vecinos que acompañaron a las hijas de Pechi y a su familia, rodeados por los principales funcionarios del municipio y de su partido, el gobernador Omar Gutiérrez, el intendente electo Mariano Gaido, rivales y amigos de la política y tres ministros de la Nación (Guillermo Dietrich, Rogelio Frigerio y Oscar Aguad) que llegaron justo a tiempo para despedir a un hombre que apenas unos días antes había sido el anfitrión de la marcha del “Sí, se puede” que encabezó el presidente Mauricio Macri.

Embed

En el homenaje de los veteranos de Malvinas en el Cenotafio, el presidente del Centro de Veteranos de Neuquén, Daniel David, fue el encargado de describir lo que para ellos significó Pechi: “Ha muerto un prócer de la modernidad”, lo describió, dando paso a la caravana que fue a pie rodeando el féretro.

Unos minutos después, cuando la caravana subió por Avenida Argentina y llegó al Monumento a San Martín, casi en el mismo lugar en el que dio el martes su último discurso rodeado de gente, Pechi fue despedido con emoción y respeto. Otra vez no estaba solo.

Esos minutos de aplausos frente a la Muni quebraron hasta las lágrimas a muchos de los que participaron del cortejo. Que seguiría luego hasta el Cementerio Central, mezclando el silencio con algunos gritos. “Boronbonbon, boronbonbon, Pechi Quiroga, es el mejor”, era uno de ellos.

El último adiós

El segundo quiebre se dio en la puerta del cementerio. Allí esperan más vecinos para sumarse a los que lo acompañaron a pie desde el MNBA. Otra vez se detuvo el coche fúnebre, otra vez no hizo falta ninguna señal, otra vez el aplauso unánime rompió el silencio por varios minutos hasta que se escuchó el “Pechi, querido, el pueblo está contigo”, que sonó en el aire.

Una parte de esa multitud ingresó al cementerio formando una pequeña marea humana lenta y silenciosa para ese último adiós. Que fue acompañado por otro aplauso y desató las lágrimas incontenibles de las hijas de Pechi, una emoción que se replicó en cientos de rostros conmovidos frente al lugar donde le toca descansar en paz.

LEÉ MÁS

El último adiós a Pechi Quiroga en imágenes

¿Quién reemplaza a Quiroga en la candidatura a senador?

La Muni decretó 5 días de duelo y el martes habrá asueto

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído