Un barrendero le hizo RCP a un bebé y le salvó la vida

La mamá del niño había salido a la calle desesperada pidiendo ayuda.

Buenos aires. Alcides hacía lo que hace todos los días: barrer las calles de Pilar. Es barrendero, como suele llamarse a los trabajadores que se encargan de la higiene callejera. Pero este muchacho de 27 años, por un rato, hizo algo que no hace nunca y por eso se transformó en el héroe del barrio Villa Mora: le practicó reanimación cardiopulmonar (RCP) a un nene de 2 años que estaba sufriendo convulsiones y, por actuar tan rápido y llevarlo al hospital más cercano, le salvó la vida. “Escuché los gritos, pero no veía nada. Hasta que la vi a ella con la criatura, tiré la escobillón y fui corriendo”, detalló Alcides que, si bien pasa todos los días por esa misma cuadra, esa era la primera vez que se encontraba con el pequeño niño llamado Noah y con su mamá.

Ella contó que su hijo había amanecido con fiebre. Pero lo que pudieron ser apenas unas líneas de temperatura se convirtió en una pesadilla, casi en una tragedia. “Le estaba cambiando los pañales a mi otro hijo, que tiene 5 meses, cuando me doy vuelta y veo que Noah estaba tirado en el piso, duro, con los ojos para atrás”, relató la mujer. Desesperada, salió hasta la puerta de su casa para pedir ayuda, aunque sabía que a esa hora todos sus vecinos ya estaban trabajando y posiblemente no habría nadie que la pudiera auxiliar. Sin embargo, para su fortuna y la del niño, Alcides, el barrendero, justo esa mañana había cambiado su rutina de trabajo y a esa hora se encontraba a pocas cuadras del lugar. Y, como se había extraviado un guante que se cayó en la calle, volvió al barrio para ver si lo encontraba y justo escuchó los gritos desesperados.

Inmediatamente, Alcides agarró a Noah, lo acostó en el piso y le hizo las maniobras de RCP para que pudiera volver a respirar. “Le metí el dedo en la boca y le saqué la lengua para que no se ahogara”, precisó. Pese a su esfuerzo, se dio cuenta de que el chico no reaccionaba y frenó a una camioneta que pasaba por esa calle: era un vecino que los llevó al hospital Carlos Sanguinetti. La mamá de Noah no fue con ellos porque tenía que entrar a la casa a buscar a su bebé, que se había quedado solo en la habitación. A los pocos minutos, cuando la mujer finalmente llegó al centro de salud, los pediatras de guardia le explicaron que su hijo había tenido una convulsión febril, pero que ya estaba fuera de peligro. La acción del barrendero y la rapidez para decidir dejar de intentar la reanimación para ir al hospital fueron determinantes para que el chico sobreviviera.

“Es la primera vez que hago RCP. No lo aprendí en ningún lado, sólo lo vi en la tele en un programa de Discovery”, admitió emocionado Alcides, para quien la mamá del nene sólo tiene palabras de agradecimiento. “Los doctores me dijeron que en estos casos no se pueden demorar más de 10 minutos para atender al paciente. Estoy eternamente agradecida”, sostuvo.

“Cuando la vi a ella (la madre) con el bebé, tiré el escobillón y salí corriendo. Es la primera vez que hago RCP. No lo aprendí en ningún lado, sólo lo vi en la televisión en un programa de Discovery”. Alcides. el barrendero

La empresa en la que trabaja lo felicitó

Alcides trabaja en la empresa de recolección de residuos Transur, que tiene la concesión para la limpieza del partido de Pilar. Una vez enterados de su actitud heroica, desde la empresa reconocieron el noble acto de Alcides al prestar su ayuda, socorrer a la mujer y salvar la vida del bebito. “Gracias, Alcides Velázquez, es un orgullo que formes parte para nosotros de la familia Transur”, destacaron en un comunicado. Alcides, quien ya había terminado su jornada cuando fue el incidente, recién volvió a su casa cuando se aseguró de que el pequeño estuviese fuera de peligro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído