Un blindaje para los petroleros neuquinos

La Provincia y el gremio petrolero promueven un régimen laboral de seis días por tres de descanso. Es un cerrojo para el empleo local.

La muerte de otro trabajador en un yacimiento volvió a traer el tema a escena. La seguridad, una palabra omnipresente en los yacimientos, pero que cada tanto contrasta con la triste realidad de una pérdida en una locación. El caso ocurrió en agosto. Y de inmediato el tema fue un disparador para un reclamo incipiente que primero hizo el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa y a renglón seguido, el gobierno neuquino.

Ambos hicieron causa común en su pedido por un régimen laboral que acote el tiempo de permanencia de los empleados petroleros en las locaciones. Que los 14 días de trabajo por siete de descanso queden fuera de aplicación.

Te puede interesar...

El argumento más publicitado es el de la pérdida de la concentración del personal que implica un período prolongado de permanencia en los yacimientos. Esto, como causa previa a los accidentes más graves.

Fuentes del sindicato que conduce Guillermo Pereyra aseguran que un relevamiento los respalda: la mayoría de los hechos donde hubo víctimas fatales ocurren en el umbral de los nueve días de trabajo en el campo.

“Te pasa que tenés la cabeza en otra parte muchas veces. Está mal. Pero luego de una semana en una locación no te bancás ni al de al lado”, graficó Jorge Cárdenas, un operario que hace tareas de mantenimiento y que banca la posibilidad de pasar a un régimen más acotado.

Esto, en cuanto al tema de la seguridad, que supo motivar un paro de 10 horas en agosto pasado, luego de una seguidilla de accidentes, dos de ellos con víctimas fatales en la cuenca neuquina.

El tema pasó a ser parte de la agenda en la Mesa de Vaca Muerta, el ámbito integrado por gobiernos (provincial y nacional), empresas operadoras y de servicios, pymes y sindicatos, un andamiaje que busca ser caja de resonancia y de soluciones para todas las problemáticas del sector.

Allí, tanto el sindicato como el gobierno provincial comenzaron a pedir la reducción de la carga de días, siempre manteniendo el esquema de 2x1 (dos días trabajados por uno de descanso).

La faceta no tan políticamente correcta del asunto (o sí, todo radica en si al tema se lo mira desde dentro o fuera de Neuquén) consiste en una suerte de blindaje al empleo local que una medida así también aparejaría.

En el gremio petrolero aseguran que cerca del 30 por ciento del personal que se desempeña en la cuenca neuquina proviene de otras provincias.

22 mil afiliados tiene el gremio petrolero. Es el personal que trabaja en Neuquén, Río Negro y La Pampa, de acuerdo a los datos suministrados por la entidad sindical.

“Lo que se busca también es preservar las fuentes de empleo. Que el trabajo que se genera en la provincia también se quede acá. Da bronca ver algunos compañeros: no dejan un mango, se traen hasta la comida desde otra provincia”, juran y perjuran desde adentro wdel gremio.

La Provincia, en otro de los indicadores con los que se suele ganar el mote de “isla” por su actividad económica, logró bajar el desempleo a 4,2% (-1,3% respecto del primer trimestre) al mismo tiempo que el Indec anunciaba que el país llegaba a su máximo en décadas: 9,6% (peor registro en 12 años).

La lógica de esta suerte de muro virtual para los que vienen de otras provincias a ganarse el sueldo en los yacimientos se fundamenta en que un lapso más corto en el campo implica menos chances de que empleados de otras provincias se decidan a venir. Un viaje largo y una permanencia corta sería una forma de desalentar esa inmigración de trabajadores desde otras zonas del país.

9 días parecen poner en jaque la concentración del personal. Es en ese umbral de permanencia en el campo cuando ocurren los accidentes más severos.

“Es una forma de que se priorice el empleo local. O que los que vienen a laburar decidan echar raíces y dejar lo que ganan en la provincia. No es sólo una idea de que no vengan”, dijo Ahideé Linares, que contó que desde mediados de septiembre encontró trabajo de limpieza en una pyme de servicios petroleros.

Acepta que manda una parte de lo que gana a su familia en La Rioja. “Pero yo ya me quedo acá”, promete, y se podría jurar que esto es así.

En el gremio petrolero también están los que dicen que el régimen laboral también permitiría limitar esa otra faceta del trabajo del sector. Los largos períodos de permanencia en el campo, en medio de las operaciones, que en ocasiones vuelven “extraños” a los novios, esposos y padres de familia cuando vuelven a casa para el merecido descanso.

El cambio fue planteado en una de las subcomisiones de la Mesa de Vaca Muerta. Fue planteado por el titular del sindicato petrolero, Guillermo Pereyra. De inmediato, el pedido también tuvo el aval del ministro de Trabajo, Mariano Gaido, que en mayo ya había negociado con la Uocra nacional en Buenos Aires que el personal que se iba a emplear en un ducto que construye TGS sea neuquino, luego de un fuerte tironeo con la conducción nacional del sindicato

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído