Un borracho se quedó dormido mientras esperaba el semáforo

Cuando lo despertaron, quiso escapar.

Neuquén.- Una inspectora de Tránsito viajaba en colectivo para tomar su turno en controles de alcoholemia durante la madrugada del domingo, cuando observó por la ventanilla que un conductor se había quedado dormido con el motor en marcha esperando la luz verde del semáforo de Bahía Blanca y Mitre.

Descendió, se acercó e inmediatamente llamó a sus pares. El conductor, de 21 años, se despabiló e intentó fugarse. Para cuando le hicieron el control de alcoholemia, el registro marcó que tenía 2,23 gramos de alcohol en sangre.

“A primera vista podría haberse tratado de un ataque, pero al despertarse se comprobó que había consumido alcohol”, señaló el director de Tránsito de la Municipalidad, Facundo Churrarín.

Ese fue uno de los 20 casos de alcoholemia positiva que se registraron en los controles durante el fin de semana. “Se secuestraron 19 automóviles y una moto sobre un total de 150 controles de alcoholemia, un 13%”, puntualizó el funcionario.

El operativo se montó en Avenida Olascoaga y Purmamarca y en Avenida Olascoaga y Aconcagua. También se hizo en Primeros Pobladores y Borlengui, al este de la ciudad.

Dijo que en esta oportunidad no hubo secuestros por falta de documentación de los vehículos.

2,23 gramos de alcohol en sangre tenía el borracho de 21 años.

Cuando el joven reaccionó, los inspectores creyeron que quería atacarlos, pero en realidad buscaba evitar que le hicieran el test.

20 casos de alcoholemia positiva en los controles.

En total, en los operativos que se realizaron durante el fin de semana se hicieron 150 tests, de los cuales 130 automovilistas no habían tomado alcohol.

$45.000 es el monto máximo de multa por conducir borracho.

“Debería ser considerado un delito y deberían pasar un día detenidos, porque con la multa no aprenden”, dijo Churrarín.

Paradigma

“Seguiremos haciendo controles, pero esto no es una cuestión recaudatoria sino un cambio de paradigma de la propia gente que tiene que tomar conciencia y no consumir alcohol, no por la multa, sino por el daño que pueden causar”, señaló el funcionario.

Además, indicó que antes se especulaba con no pasarse de los 0,5 gramos de alcohol en sangre, pero ahora “deben tomar conciencia de que pueden pisar a un niño o chocar por haber consumido”.

No obstante, destacó que de los 150 controles, 130 no probaron alcohol al momento de conducir, tal como lo estipula la ordenanza de tolerancia cero vigente en la ciudad.

Churrarín se mostró partidario de que “manejar alcoholizado debería ser considerado un delito y deberían pasar un día detenidos, así quizás cambien, porque con la multa a veces no aprenden”, teniendo en cuenta que las multas van de 2 mil a 45 mil pesos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído