El clima en Neuquén

icon
23° Temp
47% Hum
La Mañana Senillosa

Un dulce por libro, la campaña para la cárcel de Senillosa

Un instructor de yoga quiere ayudar a los lectores de la unidad carcelaria y ofrece un caramelo por cada aporte para las bibliotecas de la institución.

Un dulce por un libro, así de sencilla es la campaña para colaborar con las bibliotecas de la cárcel de Senillosa. Es una propuesta de Rafael Santamarina, instructor de yoga en la unidad penitenciaria y un apasionado por la lectura. Se le ocurrió la idea al ver que muchos de sus alumnos aprovechaban la salida a la clase para retirar o entregar un texto nuevo.

Rafael es instructor también en la escuela de yoga Ashtanga Neuquén y aprovechó las redes de difusión de esa institución para llevar adelante la campaña. Les propuso a todos los interesados que donen un libro para los internos y, como un gesto de intercambio, se lleven un caramelo que les endulce el día.

Te puede interesar...

"Estoy dando yoga en la unidad hace casi tres años, que con la pandemia fue de manera on line y son dos grupos", relató el instructor a LMN. Contó que presentó un proyecto para dar clases a los internos único en el país para una cárcel federal de máxima seguridad como la de Senillosa.

En este momento, dicta clases de yoga en los módulos 2 y 3 de la unidad penitenciaria. Indicó que trata de sostener un espacio de bienestar para sus alumnos "y observo, no dejo que el sistema me impacte y trato de ser lo más proactivo y positivo en el manejo ahí adentro".

yoga 2.jpg

Sobre la campaña, detalló que le llamó la atención que muchos internos aprovechaban la salida a la clase de yoga para pasar por la biblioteca y siempre los veía con algún libro en la mano. Eso lo entusiasmó, confió, "porque soy un apasionado de la lectura, todo el mundo lo sabe porque vivo estudiando y que otros se interesen también es algo grandioso, yo crecí mucho y supongo que es un bienestar para todos".

Así fue que armó la convocatoria y la difundió por redes sociales para los que quieran acercar un libro que ya no lean a la sede de Ashtanga, en Bejarano 1125 de Neuquén capital. Él mismo se ocupará luego de llevar los ejemplares a la unidad carcelaria.

Según explicó, el caramelo de intercambio forma parte de la esencia del yoga y del "círculo de las energías" entre quien colabora con los demás y recibe ayuda de otros.

Embed

En el mensaje que compartió como parte de la campaña, Rafael resaltó que muchas veces les pregunta a sus alumnos en Senillosa qué están leyendo y las preferencias son tanto por la ciencia y el arte como por el entretenimiento y la narración de historias, de modo que cualquier libro será bienvenido, así se trate de literatura u otro contenido.

Recalcó que la idea es aportar un ejemplar que uno tenga guardado en el estante y ya no lea "para que otros puedan leerlo también".

"Siempre me ha gustado esa idea que muchos años atrás se usaba de dejar un libro en algún árbol o plaza para que el que lo encuentre pueda leer", recordó y agregó que busca recuperar esa misma esencia con esta campaña solidaria.

Para contactar al estudio de yoga, están disponibles también las páginas de Facebook e Instagram de Ashtanga Neuquén.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
53.846153846154% Me gusta
3.8461538461538% Me da igual
0% Me aburre
42.307692307692% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario