Un ex rugbier olvidó en el auto a su beba y murió

El padre se dio cuenta nueve horas después: la criatura se asfixió.

Buenos aires. Catalina, la beba de un año que murió el martes luego de que su padre se la olvidara en el asiento trasero del automóvil y se diera cuenta nueve horas después en la localidad bonaerense de Santos Lugares, murió por “hipertermia y asfixia”, según reveló la autopsia realizada esta mañana en la Morgue Judicial de San Martín.

La fiscal Alejandra Aillaud, de la UFI Nº 1 de la jurisdicción, aguarda los resultados de los estudios clínicos y psicológicos de R.O., el padre de la pequeña, de 36 años, ex jugador de rugby y empleado de una empresa de equipos informáticos, que fue imputado por el presunto delito de homicidio culposo. Fue aprehendido el martes y alojado en la Comisaría 9ª de Villa Bosch, desde donde lo trasladaron al Hospital Posadas de Haedo para brindarle atención médica por su estado de shock.

Te puede interesar...

9 horas pasó la nena encerrada en el Peugeot 308

Llevó a su esposa al trabajo y debía llevar a la pequeña a la guardería. Pero no fue al jardín y volvió a su casa, adonde arribó a las 8:30: olvidando que la beba estaba atrás, entró a la vivienda.

En las próximas horas el hombre será enviado a los Tribunales de San Martín para someterse a las pericias y ser indagado por la fiscal. Los investigadores esperan recabar datos de la historia clínica del papá de la beba, ya que de acuerdo a los testimonios de allegados sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) mientras practicaba rugby en el club San Martín de la localidad de Villa Raffo, donde se desempeñó como jugador y entrenador. Ese episodio, según coinciden vecinos de la cuadra, le habría dejado secuelas que en ocasiones le provocaban pérdidas del sentido o la memoria.

Salió corriendo de su casa cuando se dio cuenta del olvido. La beba murió por hipertemia y asfixia. Investigan si el hombre perdió la memoria por un ACV reciente.

En principio, el hombre no tendría antecedentes penales y la relación con su esposa e hija, quien había sido “muy buscada” por la pareja según habitantes de la cuadra, era “normal”. Los tres vivían en un domicilio de la calle Doctor Ceraso y Avenida La Plata, en el partido bonaerense de Tres de Febrero, junto a una perra raza labrador retriever.

“Empezó a decir: ‘Ay no, gorda, gorda, me olvidé a la gorda’. Por lo que vi, aparentaba que se había quedado dormida, porque tenía un chupete en la boca y todo”. Vecina de la familia. La gente del barrio dio muy buenas referencias del hombre

La trágica muerte de la beba se produjo durante la mañana del martes en la puerta de una casa de dos plantas, un pequeño patio delantero y un garage. Sobre la vereda estaba estacionado el Peugeot 308 gris plata donde la beba pasó sus últimas horas abandonada. Los resultados de la autopsia arrojan que la muerte ocurrió en horas del mediodía, unas cinco horas después de haber sido abandonada en la sillita. La temperatura a las 12 había alcanzado ayer los 24 grados, pero en el interior del auto, cerrado, al sol y sin aire, probablemente fue muy superior. Durante las 9 horas que permaneció estacionado el coche, ningún vecino advirtió la presencia de la menor a través de los vidrios polarizados. Tampoco se oyeron llantos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído