Un ícono popular: "El Chapo" inspira disfraces para Halloween

Ya no se trata sólo de las listas de los capos más buscados por la Justicia o de los "memes" de Internet. Ahora, el rostro de "El Chapo" forma parte de las máscaras favoritas para el disfraz de Halloween en México, donde se ha convertido en toda una leyenda popular.

"Se escapó dos veces de la prisión, es un genio", dijo a dpa un muchacho que compraba una máscara que imita el gesto serio de Joaquín Guzmán Loera, el verdadero nombre de "El Chapo". La cara del líder del Cártel de Sinaloa compite con los clásicos zombies, momias, vampiros y hombre lobo por ser la más popular en las fiestas del 31 de octubre.

Las máscaras tienen el característico cabello negro y mostacho del narcotraficante, que escapó de una prisión de máxima seguridad el 11 de julio, utilizando un túnel de 1.500 metros que comenzaba en la ducha de su celda.

El disfraz incluye una camiseta con rayas blancas y negras de reo y con el código "3578-AJ" estampado, por el número de preso que le correspondía a "El Chapo" cuando estaba en la cárcel "Altiplano", en el municipio Almoloya de Juárez, cerca de la capital mexicana.

Además, a tono de burla, se incluye en la parte posterior de la camiseta el hashtag "#NoEraPenal de máxima seguridad", que además de la referencia a la prisión, alude a una frase que se popularizó en México durante el Mundial de Brasil 2014.

"Este año, debido a la situación que todos conocemos sobre Joaquín El Chapo Guzmán, se nos ocurrió con nuestro equipo de diseño la idea de realizar la máscara del delincuente más buscado de México", explicó a dpa Zyanya Ibarra, ejecutiva del Grupo Rev, la compañía fabricante, con sede en Cuernavaca, unos 90 kilómetros al sur de la capital mexicana.

Ibarra comentó que, luego de ver el resultado de la máscara, decidieron añadir la clásica camiseta de preso para agregar el "tan característico humor mexicano".

De acuerdo con Ibarra, el disfraz de "El Chapo" ha tenido un gran éxito en Estados Unidos, cuyas autoridades también están enfrascadas en la búsqueda del capo.

"Ha tenido más éxito del esperado. Tenemos muchísimos pedidos diarios, sobre todo de Estados Unidos. Estamos contentos y esperamos cerrar el año con éxito", manifestó.

Los precios varían. En la Ciudad de México se puede gastar más de 300 pesos (unos 18 dólares) sólo por la máscara del famoso narcotraficante. El disfraz completo puede costar entre 400 y 600 pesos (entre 25 y 37 dólares).

Por estas fechas, los puestos del centro de la capital se encuentran muy concurridos: padres de familia que buscan disfraces para sus niños, adolescentes que van en grupos grandes intentando encontrar el vestuario más original para la noche de Halloween. El de "El Chapo" se cuenta entre ellos.

"Los 30 disfraces que tenía se agotaron en menos de dos semanas. Ahora sólo me quedan algunas máscaras", comentó a dpa doña Rosario, dueña de un local en el número 40 de la calle Emiliano Zapata, en el centro de la capital mexicana. "Mejor solo doy mi nombre. ¿Y si luego tengo problemas por vender cosas de El Chapo ?", dijo en broma.

Entre las máscaras que se venden en México hay algunas de personajes impopulares. Entre "los menos queridos", asegura Ibarra, hay una con el rostro del presidente, Enrique Peña Nieto, y otra con la del magnate estadounidense Donald Trump, convertido en villano por sus comentarios racistas hacia los mexicanos en la contienda presidencial republicana.

Pero la popularidad del capo es indiscutible, así como el hecho de que, pese a ser el líder de una temida organización criminal, es visto casi como un héroe que logró evadir a las autoridades en dos ocasiones con fugas que bien podrían ser escenas de películas.

La primera vez que Guzmán escapó de una cárcel fue en 2001. Se trataba de la prisión de máxima de seguridad Puente Grande, en el estado de Jalisco. En aquella ocasión, el famoso narcotraficante supuestamente huyó escondido en un carrito de lavandería con la complicidad de agentes custodios.

Tras su recaptura en 2014, "El Chapo" no perdió el tiempo y planeó su nueva fuga, esta vez por un sofisticado túnel que contaba con sistema de iluminación y ventilación. Escapó ante las cámaras de seguridad y las narices de sus custodios.

"Definitivamente es una persona que ha hecho mucho daño", dice Ibarra, "pero nuestro disfraz es más una crítica y burla a nuestras autoridades y sistema político ya que es una vergüenza que por segunda ocasión se vuelve a escapar".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído