Un sirio quedó siete meses en un aeropuerto

Durante este tiempo se alimentó de arroz y pollo. Ahora está detenido.

Malasia. El 7 de marzo Hassan al Kontar llegó a Kuala Lumpur, capital de Malasia, luego de huir de Siria por negarse a servir para el Ejército del dictador Bashar al Assad. Lo que jamás pensó es que su escapada terminaría siendo una historia propia de un película de Hollywood, más específicamente una de Tom Hanks, La terminal.

El hombre de 36 años quedó varado en el aeropuerto de Kuala Lumpur durante siete meses. Al llegar a esa ciudad, las autoridades le prohibieron abordar un vuelo a Ecuador. También se le negó la entrada a Camboya y a Singapur por problemas de visa. De esa manera, quedó oficialmente varado en la terminal. En estos largos meses sobrevivió comiendo pollo y arroz que le proveía la aerolínea AirAsia y cada tanto alguna hamburguesa de McDonald’s. Para higienizarse y ducharse utilizaba un baño para discapacitados. En reiteradas ocasiones apeló a videos de Youtube para pedir ayuda internacional, algo que nunca sucedió.

“Sus declaraciones en las redes sociales avergonzaron a Malasia. Fue arrestado porque estaba en un área restringida”. Mustafar Ali. Jefe de Migración de Malasia

Mustafar Ali, jefe de Migración de Malasia, manifestó que finalmente la policía decidió detener a Kontar y retirarlo del aeropuerto, ya que sus constantes pedidos de colaboración estaban atrayendo cada vez más la atención de los medios. “Sus declaraciones en las redes sociales avergonzaron a Malasia”, expresó Ali, quien agregó: “Ayer fue arrestado porque estaba en un área restringida sin una tarjeta de embarque”. Tras su captura, las autoridades locales trabajarán con las sirias para deportarlo a su país de origen, adelantó el jefe de migración.

“Al final no puedo culpar a nadie, este es nuestro destino. Soy un ser humano y no considero correcto participar en una guerra”. Hassan al Kontar. Sirio varado en Kuala Lumpur, Malasia

Kontar trabajaba como gerente general y líder de marketing para compañías de energía en los Emiratos Árabes Unidos hasta que fue deportado en 2016. Cuando se intensificó la crisis siria, los Emiratos Árabes Unidos revocaron su permiso de trabajo y su visa y lo enviaron a Malasia. No obstante, allí quedó apenas con una visa de turista (válida por tres meses). Actualmente está incluido en “la lista negra” del país, por lo que no puede volver a ingresar. Sus intentos de volar a Sudamérica fueron en vano: primero se le prohibió viajar a Ecuador y luego, abordar un vuelo a Camboya, donde haría conexión con destino final al continente sudamericano.

Kontar, de origen durso, aseguró en varios videos que fue víctima de racismo. Sin embargo, en uno de los tantos materiales que divulgó en redes sociales, afirmó: “Al final no puedo culpar a nadie, este es nuestro destino. Nos causamos este problema a nosotros mismos”.

209 días

Son los que pasó Hassan al Kontar en el aeropuerto de Kuala Lumpur, Malasia. Subió varios videos a Youtube pidiendo ayuda internacional pero no lo consiguió y, encima, las autoridades locales se fastidiaron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído