El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana robo

Un violento robo y una fuga frustrada: acusaron a un joven por el crimen de Toma 7 de Mayo

Lucas Hernán Meriño (18) fue acusado por el crimen de Alan Denis Ribeiro (34), el hombre que fue asesinado en la puerta de su casa por su moto.

Luego de agonizar nueve días en el Hospital Regional Castro Rendón, Alan Denis Ribeiro (34) falleció producto del tiro que le pegaron al menos tres delincuentes al robarle su moto y otras pertenencias. Por el momento, el hecho no parece ser más que una prueba de la inseguridad a la que la población se encuentra expuesta cada día, pero eso no aporta consuelo alguno a su familia. A 12 días de la agresión, la fiscalía acusó al presunto asesino.

En la audiencia de formulación de cargos realizada este miércoles por la mañana, la fiscal del caso María Eugenia Titanti le atribuyó a Meriño la autoría del crimen de Ribeiro.

Te puede interesar...

"Se le atribuye que el viernes 5 de agosto pasado, alrededor de las 23 horas y junto a otras dos personas no identificadas, valiéndose de un arma de fuego, dio muerte a Ribeiro al tiempo que desapoderaban a la víctima de su motocicleta, su riñonera y otras pertenencias", relató la fiscal sobre la conducta del presunto asesino, y detalló que "interceptó a la víctima al momento que ésta se disponía a salir de su domicilio a bordo de su motocicleta Yamaha con destino a lo de su madre".

En el momento en que se daba el robo, el acusado le habría disparado con un arma en la zona del abdomen a la víctima, lo que finalmente lo condujo a su muerte nueve días más tarde, por un shock hipolémico. La autopsia determinó que el proyectil ingresó y salió del cuerpo de Ribeiro y a su paso afectó gravemente su páncreas, intestino y arteria aorta.

Siguiendo la teoría de la fiscalía, en cuanto la víctima cayó herida al suelo, los asaltantes huyeron con sus pertenencias. La detonación alertó a los vecinos de la cuadra, quienes comenzaron a salir a la calle para ver qué ocurría y alcanzaron a ver dos o tres personas, según relataron luego a los investigadores. Varios de ellos aportaron descripciones físicas, de la ropa que portaban los delincuentes y otros indicios que permitieron el avance de la causa.

Embed

El testigo clave

Como ya había informado LMNeuquén, los primeros resultados concretos de la investigación surgieron en las horas posteriores al hecho, cuando la causa todavía era tratada bajo la calificación de robo agravado y se encontraba en manos del asistente letrado Juan Pablo Encina, ya que Ribeiro permanecía internado luchando por su vida.

Uno de los hermanos de la víctima informó a los investigadores que había visto personas ingresando una moto muy similar a la robada en una vivienda, lo que motivó dos allanamientos durante los cuales se dio con algunas pertenencias del hombre baleado.

Lo cierto es que, aunque la motocicleta aún no fue hallada, las diligencias permitieron dar con un testigo clave, operador de un hogar para adolescentes judicializados, quien conocía a Meriño de su paso por el hogar, dado que sus encuentros con la ley iniciaron de joven.

Este testigo clave de la fiscalía afirmó aún estar en contacto con el acusado, quien con frecuencia pasaba por su casa a visitarlo y, a pocas horas del hecho, se había presentado junto a otro joven pidiendo que escondiera un arma. Meriño claramente confiaba en él, ya que también -siempre de acuerdo a las palabras del testigo-, le confesó lo que había hecho y le comentó un plan concreto para evadir a la Justicia: robar algunos locales para juntar dinero y huir a Cutral Co, de donde es oriundo.

El testigo intentó hacerle ver al joven Meriño que su proceder no era el correcto, aunque no fue escuchado. No obstante, el hombre dio aviso de lo que el acusado planeaba y convocó a la Policía para entregar el arma, un revólver marca Taurus calibre 357 Magnum que por estas horas se investiga como arma homicida. Los peritos ya confirmaron que se trata de un arma "apta para el disparo y de funcionamiento normal", y aunque "es posible" que haya causado la lesión mortal en la víctima, esto aún no fue afirmado.

El cómplice de Meriño que también se había presentado en la casa del operador, contactó a éste último días más tarde cuando se confirmó el fallecimiento de Ribeiro, pidiendo por el arma que el testigo ya no poseía porque si no "le iban a caer muchos años" a su amigo al quedar incriminado en lo que acababa de convertirse en un homicidio.

Los mensajes amedrentadores que recibió el hombre tras admitir que ya no tenía el arma, sumado a la presencia de un sospechoso que repentinamente comenzó a vigilar su vivienda, lo empujaron a pedir a la fiscalía por seguridad para él y su familia, que a raíz de lo sucedido ya no se sienten a salvo. Hoy, rondines policiales constantes los cuidan de las posibles represalias por haber hecho lo correcto.

audiencia crimen ribeiro moto toma 7 de mayo

El celular de la víctima se vendió por Facebook

Entre las pertenencias de Alan Ribeiro que se encontraron con el avance de las averiguaciones, también se encuentra su celular, que fue reactivado el 8 de agosto, cuando pasó a manos de una mujer que lo compró de buena fe.

Según relató la testigo, a quien la fiscalía contactó tras la activación y luego entrevistó, ella se encontraba buscando un celular para comprar, deseo que manifestó en su Facebook. Pronto, fue contactada por una joven, que sería familiar de la actual pareja de Meriño, quien le ofreció el celular de Ribeiro.

La mujer, desconociendo su origen y confiando en la joven, concretó la compra y así el dispositivo llegó a sus manos.

Fuga frustrada

Lo cierto es que, con el pasar de los días, la prueba contra Meriño se fue acumulando y finalmente, el martes 16 la fiscalía consideró que los indicios eran suficientes para detenerlo y formularle cargos.

El joven aún no había tenido tiempo para hacerse con los medios para concretar su plan de fuga, pero aún así, no se había dado por vencido e incluso había dejado hace dos semanas el domicilio donde alquilaba junto a su pareja. Al momento de su detención, se presentó como "Sebastián Morales" y afirmó no recordar su DNI, un claro último intento por ocultar su identidad. También, dijo que era menor de edad.

Es por todo esto que Titanti lo acusó como autor del delito de homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego, una calificación que, de mantenerse, lo llevará a juicio ante un tribunal popular.

Ante los riesgos de fuga y entorpecimiento -porque no tiene arraigo, por el cúmulo de evidencia que lo señala por el crimen, la gravedad del hecho y sus circunstancias, su aporte de datos falsos y su accionar tras el hecho-, la fiscal solicitó que se le imponga una prisión preventiva por el término de ocho meses.

audiencia crimen ribeiro moto toma 7 de mayo
María Eugenia Titanti, fiscal del caso.

María Eugenia Titanti, fiscal del caso.

Además, Titanti destacó su conducta ante los hechos que protagonizó bajo la jurisdicción del fuero juvenil, período durante el cual se debió declarar su rebeldía y dictar su orden de captura al menos en dos oportunidades ya que no se presentaba cuando era citado.

"En otros legajos ha sido imputado por hechos de menor gravedad, por lo que destacamos esos datos no como antecedentes pero sí por su intención, que también ha sido la de no someterse al proceso", subrayó la fiscal.

Por su parte, el defensor particular Maximiliano Gómez, que representa a Meriño junto al abogado Elio García -aunque no presenció esta audiencia- adelantó que planean discutir la autoría del hecho, aunque por el momento no se opuso a la formulación de cargos. Sí desafió la medida cautelar requerida por la fiscalía por considerar no acreditados los riesgos, por lo que solicitó la imposición de una prisión domiciliaria o, alternativamente, que se reduzca el plazo de la preventiva a cuatro meses.

Luego de escuchar a las partes, el juez de garantías Cristian Piana dio por formulados los cargos y otorgó la prisión preventiva por un plazo de seis meses.

Por pedido de la defensa, no se puede dar a conocer el rostro del acusado.

audiencia crimen ribeiro moto toma 7 de mayo
Cristian Piana, juez de garantías.

Cristian Piana, juez de garantías.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario