Una buena para darles envión a los ductos

El gobierno nacional modificó la normativa del para abrir el juego a más prestadores en un sector donde hay un déficit.

El Gobierno modificó el marco regulatorio de las concesiones de transporte de hidrocarburos con el objetivo de “favorecer la inversión en infraestructura para el transporte de petróleo y gas”. Lo hizo a través de un decreto, con el cual cambió el decreto 44/1991 de la presidencia de Carlos Saúl Menem.

El cambio, importante para abrir el juego en un segmento de la industria que requiere de obras urgentes, fue publicado en el Boletín Oficial ayer y busca ampliar la cantidad de empresas que puedan ser concesionarias de transporte y que puedan ceder la capacidad a aquellas productoras de gas y petróleo.

En los considerandos de la nueva normativa se establece que los concesionarios de transporte podrán asegurar capacidad de servicio en firme a cualquier cargador interesado, mediante contratos negociados libremente en cuanto a su modalidad de asignación, precios y volúmenes. Además, modifica los plazos de las concesiones (hasta 35 años con una posible prórroga de 10).

“Este nuevo marco simplifica los procesos para que nuevos actores puedan invertir infraestructura y mejorar la capacidad de transporte para el desarrollo de Vaca Muerta”, sostuvo Carlos Casares, subsecretario de Hidrocarburos, en declaraciones a medios nacionales.

El desarrollo de no convencionales pide una aceleración de las obras de infraestructura para poder seguir ganando mercados.

Tal como lo viene informando +e, en ciertos períodos del año se forman un cuello de botella importante, con los ductos troncales a punto de quedar saturados. Por eso las nuevas obras de infraestructura son cruciales para proyectar la producción no convencional hacia nuevos mercados.

Como son obras que requieren de megainversiones y demandan tiempo, es trascendente que haya un marco que las propicie cuanto antes. El caso más complicado es el del transporte del gas. Hay algunos proyectos en carpeta, como el del ducto a Rosario, Santa Fe, que podría contar con respaldo financiero, en parte, de Estados Unidos.

En cuanto a los desarrollos petroleros, hay un crecimiento importante de la producción previsto para los próximos cinco años. Hoy los principales oleoductos tienen una capacidad remanente. Pero si nuevas áreas entran en etapa de desarrollo, van a necesitar de más oleoductos para llegar a los centros de procesamiento del crudo, en particular hacia la zona de puertos. La producción de no convencionales durante los últimos años requiere de una mayor infraestructura de evacuación, transporte y almacenaje.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario