Una misión para poder estudiar geología en Marte

La NASA envió ayer una sonda que investigará el origen del planeta.

El cohete Atlas V lanzó ayer la sonda InSight de la NASA rumbo a Marte, para estudiar el origen y la composición interna de ese planeta. Esta misión espacial será la primera en explorar las entrañas de Marte y explicar por qué el planeta formado al mismo tiempo que la Tierra y con los mismos materiales es tan diferente al nuestro. Una experiencia de investigación similar se hizo con la Luna hace cuatro décadas, con el objetivo de explorar el interior del satélite terrestre. Ahora, el ojo humano apunta más allá.

InSight es acrónimo de Exploración Interior con Investigaciones Sísmicas. Su único precedente hay que buscarlo en las sondas Viking que fueron lanzadas en la década del 70. En aquella experiencia, sus sismógrafos estaban montados en el cuerpo de las naves y no captaron mucho más que viento. Ahora, con esta nueva sonda, la NASA será la primera que deposite un sismógrafo sobre el suelo marciano y capte “terremotos” producidos por movimientos tectónicos o el impacto de meteoritos. La misión durará dos años durante los que se espera captar decenas de martemotos de hasta magnitud 6.

Buscarán detectar movimientos sísmicos que permitan saber la composición del planeta

Si todo sale bien, la nave de seis metros de largo y 700 kilos llegará a Marte el 26 de noviembre. Aterrizará en un área arenosa de Elysium Planitia, una región de volcanes extintos cerca del ecuador del planeta. Tras el aterrizaje, un brazo robótico posará sobre la superficie un segundo instrumento que penetra en la tierra hasta cinco metros -más que ninguna otra misión- y medirá cuánto calor escapa del interior del planeta. Un tercer dispositivo de radio analizará anomalías en la rotación de Marte provocadas por sus materiales internos. Todo esto aportará los cálculos más precisos del grosor de la corteza, manto y núcleo, la primera radiografía de Marte para entender cómo se formó hace 4600 millones de años.

La llegada de InSight es el preludio de un desembarco internacional en el planeta rojo, ya que en 2020 está previsto el aterrizaje de tres vehículos de exploración lanzados por EE.UU., la Agencia Espacial Europea y la China. Así, la primera ventana de lanzamiento de InSight comenzó ayer desde la base Vandenberg de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, ubicada en la Costa Oeste, en California.

P22-F01b-sonda-espacial.jpg

--> Una misión de 800 millones

“InSight nos va a ayudar a entender por qué la evolución de Marte y la Tierra fueron tan diferentes y qué elementos son esenciales para que nuestro planeta sea habitable”, resumió Ingrid Dunbar, una de las científicas de la misión. “Aplicaremos lo que aprendamos a otros mundos parecidos a la Tierra que orbitan otras estrellas, lo que nos ayudará a comprender si es probable que estemos solos en el universo”, agregó.

La misión tiene la colaboración de las agencias espaciales de Francia y Alemania, con un costo de unos 800 millones de euros. “Hace miles de millones de años Marte tuvo tectónica de placas, volcanes y un núcleo líquido.

Gracias a esta misión vamos a saber cuánta energía le queda en el interior”, explica José Rodríguez, ingeniero madrileño que creó un instrumento que medirá la velocidad del viento y la temperatura, clave para descartar falsos terremotos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído