Vino a probar suerte, lo secuestraron y le robaron

Un viajante bonaerense fue abordado en Centenario y dejado en Cipolletti.

NEUQUÉN
Un viajante bonaerense vino a la región a probar suerte con la venta de repuestos de motos, pero la ilusión le duró poco porque lo secuestraron en Centenario y lo dejaron maniatado en Cipolletti después de robarle absolutamente todo.

De acuerdo con lo informado por la Policía rionegrina, el hombre fue abordado por tres delincuentes, a punta de pistola, en el centro de Centenario y trasladado primero a un lugar donde fue vaciada su camioneta. Después cruzaron a territorio rionegrino y llegaron hasta la calle Maestro Espinosa, en Cipolletti.

70 mil pesos le robaron entre efectivo y cheques. Además le llevaron toda la mercadería.

En esa zona, el vendedor secuestrado fue maniatado con precintos y abandonado.

Los asaltantes huyeron con un botín de 70.000 pesos entre efectivo y cheques, además de la valiosa mercadería.

Sorpresa
La odisea del viajante Gustavo Ernesto, de 45 años, se inició muy temprano ayer, cuando se disponía a realizar una venta en un comercio situado en calle El Salvador, en Centenario.

Arribó al local en una tráfic blanca de la firma American Motors a las 8. Mientras esperaba, fue sorprendido por delincuentes armados que lo amenazaron y obligaron a acompañarlos.

Para desorientarlo, dieron varias vueltas hasta que se detuvieron y bajaron las 4 toneladas de equipamiento para motos que el viajante pretendía comercializar.

Muy bien organizados, los delincuentes siguieron camino y cruzaron el puente que une Centenario con Cinco Saltos.

Según el relato de la víctima, buscaron protegerse el rostro con unas capuchas, aunque su preocupación mayor parecía ser el querer evitar a la Policía y por eso "el vendedor escuchaba que iban por asfalto y de repente, por ripio", explicó el comisario Julio Gutiérrez, quien estuvo a cargo del procedimiento en Cipolletti.

Más allá de la traumática situación, el vendedor no fue golpeado y sólo se limitó a obedecer las órdenes de los delincuentes, sin oponer resistencia por temor.

El raid terminó en Cipolletti, cuando el hombre fue atado de pies y manos en el camino a La Falda, donde fue abandonado. Los delincuentes huyeron en un vehículo de apoyo.

Cuando Ernesto consiguió desatarse, pidió ayuda a los vecinos. Enseguida confluyeron en el lugar efectivos policiales y funcionarios judiciales, que se encargaron de recoger huellas y entrevistar al vendedor de repuestos.

CIFRA
Cuatro toneladas
Es la cantidad de repuestos de moto que tenía el viajante en la tráfic. Había apostado vender en la región pero su impresión de la zona no será la mejor.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído