Violenta entradera al lado de la Escuela Superior de Policía

Los delincuentes atacaron a dos mujeres que viven en el primer piso de un edificio.

Tomás Gómez
policiales@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- La noche del viernes era tranquila, la lluvia había pasado. Igual, Alejandra y Araceli decidieron quedarse en el departamento y no salir. Las dos estaban frente al televisor cuando por el ventanal del balcón entraron dos delincuentes que a los gritos y con un arma en la mano las obligaron a entregar el poco dinero que tenían y las maniataron con alambre.

El hecho, similar a otros que se han dado en edificios del centro neuquino, tiene una característica muy particular: el edificio donde viven las víctimas está pegado a la Escuela Superior de Policía, en la calle Fotheringham al 300.

Todo sucedió el viernes por la noche, cerca de las 23, en el primer piso del coqueto edificio Versalles. Al parecer, las víctimas cometieron un gravísimo error: olvidaron abiertas las rejas, detalle fundamental para que los dos hombres ingresen a robar.

Según lo que LM Neuquén pudo determinar por el relato de algunos vecinos, una vez dentro del departamento -que da hacia el contrafrente-, uno de los delincuentes las amenazó con una pistola y el restante las ató con un alambre. Luego las encerraron en el baño.

Enseguida revisaron todo el lugar en búsqueda de dinero, pero las dos mujeres sólo tenían 400 pesos, que junto con los celulares fueron parte del botín.

La huida de los ladrones, se cree que fue por el mismo lugar por donde entraron. Desde el balcón saltaron a un paredón, por donde caminaron haciendo equilibrio y lograron cruzar varios patios hasta llegar un baldío que da a la calle Belgrano.

Lo que no tuvieron en cuenta los dos delincuentes fue que, por los gritos desesperados de las víctimas, un vecino llamó a la Policía, que rodeó rápidamente la zona.

Sólo unos pocos minutos después, una de las patrullas afectadas al procedimiento logró dar con dos hombres que tenían las mismas características físicas descriptas por las víctimas. Incluso no se habían alcanzado a sacar los buzos con capucha con los que entraron al departamento.

Los dos jóvenes iban caminando por calle Bouquet Roldán. Al ser requisados, ya no tenían en su poder el arma con la que amenazaron a las víctimas, ni los teléfonos celulares robados.
Los investigadores especulan que al ver que la Policía los tenía rodeados, tiraron los elementos que los comprometían en alguno de los patios vecinos.

De todas maneras, los policías lograron levantar rastros dentro del departamento que los compromete. Los dos delincuentes son mayores y uno tendría pedido de captura.

La academia de policías funciona de día y a la noche no queda guardia

La Escuela Superior de Policía funciona durante el día y de lunes a viernes, por lo que no hay custodia por las noches, horario en que se produjo el robo en el edificio Versalles. Según Ariel, uno de los vecinos, el funcionamiento del instituto donde se capacitan los jefes no es garantía: "Están de 8 a 20 y después no queda nadie, no nos sentimos más seguros". Luego justificó la afirmación: "Hace tres meses robaron en el edificio de enfrente a las 10 de la mañana, en pleno horario de mayor movimiento en el centro y con policías dentro de la escuela". El mismo vecino confió que al enterarse del robo, el sábado mandó a podar los árboles de la vereda de su casa, para que no tapen el alumbrado público.

"Según tengo entendido, una de las mujeres olvidó la reja abierta, pero eso no las hace culpables. No se puede vivir con miedo de que en cualquier momento te puedan entrar a tu casa y hacerte cualquier cosa", comentó Tania, otra vecina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído