25 años de prisión para el cura Ilarraz por abusos

El sacerdote atacó sexualmente a siete menores en un seminario.

Entre ríos. El sacerdote Justo José Ilarraz, de 59 años, fue condenado a 25 años de prisión por abuso y corrupción de siete menores durante su etapa como prefecto de disciplina y guía espiritual en el seminario Nuestra Señora del Oráculo de Paraná, entre 1985 y 1993 .

Durante el juicio, que comenzó el 16 de abril, se juzgó el accionar del sacerdote, imputado por abuso y corrupción de menores. Para las siete víctimas que denunciaron al cura y para los demás protagonistas de la causa, se trata del final de un proceso larguísimo y muy duro emocionalmente. Durante la lectura, el tribunal de Paraná decidió también revocar la excarcelación de la que gozaba el sacerdote y disponer el cumplimiento efectivo de la pena. Sin embargo, como el fallo no está firme, dispusieron la prisión preventiva en modalidad de prisión domiciliaria.

El juicio comenzó el 16 de abril y terminó el 10 de este mes. La defensa había pedido el sobreseimiento del sacerdote y él, en su ampliación de declaratoria, manifestó que todo era “una conspiración para manchar su imagen”, negó los hechos y aseguró que los denunciantes habían actuado así “por celos y envidia”.

A lo largo del juicio se repitieron los desgarradores testimonios de las víctimas, que se quebraban emocionalmente al revivir aquellos episodios. “Se enojaba cuando demorabas en llegar al orgasmo mientras te masturbaba”, indicó una fuente del caso sobre el perturbador testimonio de una víctima durante el juicio. Otra de las víctimas habló directamente de penetración y de salidas al departamento de Ilarraz, donde había otro seminarista, que también fue víctima de abusos pero no está entre los denunciantes.

Los siete ex seminaristas que denunciaron ser abusados por Justo José Ilarraz declararon durante el juicio. En todos esos testimonios había una especie de patrón, un esquema coincidente que combina ser descendientes de alemanes de orígenes católicos, humildes y rurales, padres alcohólicos, violentos o estrictos, y falta de afecto; con el poder representativo para esas familias de un sacerdote que además cuenta con la habilidad de la empatía, capaz de ocupar el terreno del padre biológico.

Justo José Ilarraz, de 59 años, fue prefecto de disciplina y guía espiritual en el seminario Nuestra Señora del Oráculo de Paraná, entre 1985 y 1993.

“El papa Francisco tiene que mirar a su pueblo. Este es el momento de que haga algo, la gente descree y necesita que alguien le devuelva la poca fe”. Fabián Shunk. Víctima del sacerdote Justo José Ilarraz

El fiscal aseguró estar satisfecho

El fiscal Francisco Ramírez Montrull se mostró satisfecho con el fallo que condenó a 25 años de prisión al cura Justo José Ilarraz por abuso y corrupción de siete menores, agravado por ser encargado de la educación. Los hechos ocurrieron entre 1984 y 1995. “Este es un día histórico para Entre Ríos pero también para el país. No tengo dudas de que este fallo puede ser el puntapié inicial para que otras víctimas empiecen a contar sobre abusos, no sólo en este caso sino en otros”, aseguró el funcionario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído