El clima en Neuquén

icon
19° Temp
39% Hum
LMNeuquen Lady Di

A 25 años de la visita de Lady Di a la Argentina: los secretos de su estadía

El 23 de noviembre del año 1995, Diana, la princesa de Gales, llegó a la Argentina. Todos los detalles de una visita inolvidable.

Un día como hoy, pero 25 años atrás, en 1995, Lady Di visitó la Argentina por primera y única vez. Su estadía en el país contó con agasajos presidenciales y visitas a lugares benéficos. En ese momento la princesa de Spencer tenía 34 años y murió poco tiempo después convirtiéndose en un mito mundial.

Entre los lugares que Lady Di recorrió se encontró un centro de rehabilitación en una la isla del Delta, allí uno de los chicos internados le preguntó,"¿Para qué sirve ser princesa?". "Para poder venir aquí a conocerlos a ustedes. Te imaginás..., si no fuese princesa no te habría conocido", fue la respuesta de la princesa Diana.

Te puede interesar...

Entre los pedidos de Lady Di al llegar a Argentina fue, “conocer lugares difíciles”, para complacerla el entonces Secretario de Desarrollo Social de la Nación, Eduardo Amadeo la acompañó junto a su mujer, Dzidza, a un lugar escondido y selvático sobre el Río Luján llamado Isla Silvia, a donde se alojaban unos cien chicos con problemas penales y de adicciones.

el-viaje-de-lady-di-a-la-argentina-1009253.jpg

En una nota brindada a La Nación el ex funcionario cuenta los entretelones de la visita de la princesa de Gales a ese lugar. "Según nos dijo la embajada inglesa ella había pedido visitar algunos lugares "difíciles" desde el punto de vista social. Pensamos que sería interesante conocer Isla Silvia. Advertimos que podía correr riesgos, pero la embajada insistió con que ese era el tipo de recorridos preferidos por Lady Di", recuerda el ex diputado de Cambiemos. La condición fue que la reunión debía ser cara a cara con los jóvenes, teniendo oportunidad de dialogar sin restricciones. Para ello el día anterior el político fue a conversar con los internos, les contó quien era la princesa Diana y les sugirió que aprovechasen la oportunidad de contar con presencia en la isla a una persona tan interesante.

Lo cierto es que la princesa llegó en helicóptero del cual descendió con un vestido liviano de colores claros. Los chicos la saludaron con cierta formalidad pero de inmediato pidió conocer las habitaciones y caminar por el parque. El jardín había sido cuidadosamente arreglado y algunos postes pintados. Su primer comentario, provocó una sonrisa entre quienes la rodeaban: "Lo mejor de mis visitas es que sirven para que pinten todo. Por eso muchos me piden que vuelva". Una vez dentro de las habitaciones bromeó con los chicos sobre las fotos pegadas en las paredes. En uno de los cuartos había imágenes de mujeres desnudas, pin-ups, encima de la cama. "Te felicito, estás bien acompañado", le dijo en tono de broma al dueño de la habitación.

Luego, en el Salón Común, hubo una larga charla donde, entre otras cosas, los chicos le pidieron que la princesa les contara sobre Inglaterra, a lo que Diana contestó hablándoles de los Beatles y del gol de Maradona: "Para todos los ingleses fue un gran dolor, pero igual lo aplaudimos", dijo ella. Sus conocimientos de fútbol eran limitados pero los superó con diálogos sobre las estrellas de fútbol y los equipos ingleses. De pronto le preguntaron si era muy difícil estudiar en inglés: "Seguramente más fácil que para mi estudiar en español, porque si no lo hubiera aprendido para que nos entendiésemos mejor", respondió.

lady-di-argentina-2.webp

Concluida la reunión los chicos la ovacionaron, ella se emocionó y prometió volver a visitarlos. De allí los buscó un crucero con el cual recorrieron el Delta. Lady Di estaba muy impresionada porque había gente en la costa y en barcos que la aplaudían, contestando siempre con mucho afecto. En un momento se dio vuelta y le dijo al matrimonio "aunque no lo crean, aun no me acostumbro cuando la gente me aplaude". El Director de Ceremonial de la Cancillería en ese momento, Jorge Faurie, quien también los acompañó durante la visita al Tigre que concluyó con un almuerzo en la isla del empresario Mario Falak, recuerda la gran disponibilidad de ella para involucrarse en todos los lugares que visitó haciendo obras de caridad. "Le interesaba la proximidad física con quienes estaban en lugares que visitaba".

Durante su estadía en Argentina Lady Di se alojó en la Embajada Británica. Una de las personas que mejor la conoció es el histórico mayordomo de la residencia, Samuel Victoria, más conocido como Sam. "Cuando Diana llegaba en la limousine a la embajada, siempre muy elegante, yo la esperaba en la entrada. No usaba el ascensor, se sacaba los zapatos y subía por la escalera hasta su habitación”, contó Sam. "Era una persona relajada, sencilla, rompía el protocolo", asegura el mayordomo.

Lo que más le llamó la atención era el interés de ella por el jardín. "Amaba el parque y la privacidad que allí podía encontrar", asegura. Cuenta que Diana hacía gimnasia, luego se bañaba en la piscina y caminaba por el jardín. "Un día me la encontré a mitad de camino del parque, cuando salía de la pileta. Ella, mirando el cielo me dijo emocionada que nunca había visto un cielo tan celeste y que estaba impresionada por lo lindo del jardín. Fue una alegría recibir sus elogios", contó con orgullo, para terminar diciendo que, “Lady Di era muy sencilla, temblábamos de la emoción al hablar con ella. Miraba a los ojos, se dedicaba a conversar con todas las personas", recuerda Sam.

3498892w740.jpg

Finalmente llegó el día de la despedida, Lady Di firmó el libro de visitas de la residencia que le alcanzó el embajador y se despidió de Sam. Hoy no puede olvidar ese momento: "mirándome a los ojos me dijo que fue un placer conocer la residencia y conocerme a mí. Me derretí de emoción".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

10.416666666667% Me interesa
79.166666666667% Me gusta
2.0833333333333% Me da igual
4.1666666666667% Me aburre
4.1666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario