El clima en Neuquén

icon
17° Temp
44% Hum
La Mañana Reutemann

A 40 años del triunfo que condenó para siempre a Reutemann

El 29 de marzo de 1981 "Lole" ganó el Gran Premio de Brasil a pesar de la orden de su equipo de cederle la punta a su compañero, Alan Jones.

A lo largo de su paso por la Fórmula 1, Carlos Reutemann ha obtenido un total de 12 victorias en 144 carreras oficiales. El 29 de marzo de 1981, durante el Gran Premio de Brasil, protagonizaría la más recordada ellas. Lo que no sabía, era que aquel triunfo le terminaría costando un título.

Era la décima temporada de “Lole” en la máxima competición del automovilismo internacional. El santafesino tenía 39 años en aquel entonces y había salido tercero en la general del año anterior, pero sabía que su carrera como profesional estaba llegando a su fin. Fue por eso que para aquel campeonato de 1981 se preparó como nunca, realizando un fuerte y exigente entrenamiento físico para poder conseguir su primer título en la F1. Además, fue uno de los pocos pilotos que se involucró de lleno en la preparación del auto.

Te puede interesar...

Junto con su compañero Alan Jones, quien había sido campeón en la edición de 1980, eran las principales figuras de la escudería británica Williams, pero el argentino sabía que el piloto principal del equipo era el australiano. Incluso había una cláusula en el contrato que decía que, si en una carrera Reutemann estaba por delante de su colega a una diferencia menor a siete segundos, tenía que dejarlo pasar para que gane.

reutemann-y-alan-jonesjpg.jpg
Alan Jones y Carlos Reutemann

Alan Jones y Carlos Reutemann

Y así comenzó la temporada. En la primera fecha disputada en Long Beach, Estados Unidos, Reutemann venía liderando la carrera hasta que, debido a la cláusula de los 7 segundos, se fue afuera de la pista en una chicana para que Jones lo pasara. Todo pareció muy obvio ya que Lole no era de cometer estos errores de novato e hizo que éste tenga que salir a desmentir ante la prensa que se había dejado ganar. Luego de ese día, no volvería a ceder.

El calendario marcaba que la siguiente fecha era el Gran Premio de Brasil. El argentino había superado a su compañero en las dos clasificaciones previas del viernes y sábado por más de medio segundo de diferencia.

El domingo, una lluvia intensa se haría presente en el Autódromo de Jacarepaguá de Río de Janeiro. Luego de que el autor de la pole position, Nelson Piquet, se patinara de la pista por el agua, Carlos Reutemann tomó la delantera y se alejó de sus perseguidores. Detrás de él, nada más y nada menos que Alan Jones.

Más allá de alguna complicación a la hora de pasar a Keke Rosberg, un piloto que había quedado rezagado, el santafesino nunca estuvo cerca de ser superado por su compañero de Williams. Fue por esto que, a falta de nueve vueltas para el final, apareció el famoso cartel con la orden de la escudería: “Jones-Reut”. Dejaron el mensaje durante cinco vueltas pero Reutemann no hizo caso y finalizó la carrera 4,4 segundos por delante de Jones.

reuteman cartel.jpg
Carlos Reutemann y el famoso cartel de Williams.

Carlos Reutemann y el famoso cartel de Williams.

“Nunca vi ningún cartel. Nunca pude verlo e incluso no lo vi a Alan Jones detrás mío porque la nube de spray no deja ver nada. Ni siquiera sabía que su auto (el de Jones) me seguía. Desde el momento que largué, no vi tampoco a Piquet que estaba a mi lado, doblé adelante y seguí así hasta el final”, se justificó Lole después de la carrera.

Al podio fue acompañado solo por el tercero, Riccardo Patrese, ya que el australiano se enojó y decidió no participar del festejo. En ese momento, Reutemann se dio cuenta que había protagonizado un quiebre en su carrera.

“Se puso la orden para que Carlos lo dejara pasar a Alan porque eso era lo establecido en un caso como éste, y porque ambos pilotos estaban comprometidos con lo que firmaron. Una vez que aparece la orden, en la siguiente vuelta el piloto debe dejar el paso”, dijo Sir Frank Williams, director del equipo, quien tampoco se creyó que Reutemann no haya visto los carteles.

Pero las palabras más crudas sobre la actitud de Lole quedarían en boca de Alan Jones: “Creo que Carlos tomó una decisión de muy corto alcance con tal de ganar la carrera. Yo esperaba la decisión del equipo y por eso no ataqué en ningún momento su posición. Ahora sé que, de esta carrera en adelante, Reutemann es para mí lo mismo que correr contra Nelson Piquet, Gilles Villeneuve o Jacques Laffite. Es un enemigo más”.

Tras aquel GP de Brasil, Reutemann quedó solo en la punta de la tabla y debía defender su liderazgo la siguiente fecha en Buenos Aires. Allí se daría un episodio que más allá de haber sido gracioso, no hizo más que echarle leña al fuego. El público local bancó a su ídolo en el Autódromo con unos carteles que decían “Reut-Jones”, burlándose de la orden que había recibido el argentino días atrás. Posteriormente, se vio al mismismo piloto luciendo uno de estos letreros, lo que hizo estallar a los aficionados, pero también a su escudería.

reutemann cartel.jpg

Reutemann peleó el campeonato hasta el final pero su equipo no lo acompañó y terminó quedando segundo en la general, apenas un punto por debajo del brasileño Nelson Piquet. El boicot realizado a Lole era un hecho. En la carrera definitoria que fue en Las Vegas, Williams festejó la victoria de Alan Jones como si se hubiese coronado campeón a pesar de que su otro piloto había perdido el título en la última fecha.

Un año más tarde, Reutemann dejaría para siempre la Fórmula 1 tras tener que abandonar en Brasil por problemas con su Williams FW07C. Con la espina de haber quedado tan cerca de la gloria eterna en su última temporada completa como piloto de la Máxima, pero con la satisfacción de haber peleado hasta el final sin importarle aquel contrato. Él era el mejor de su equipo, y así lo demostró.

Resumen de la victoria de Reutemann en Brasil:

Embed

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario