A los 70 años, murió Lemmy Kilmister, líder de Motörhead

La leyenda del heavy metal murió anoche como consecuencia de un cáncer muy agresivo, del que había tenido conocimiento el 26 de diciembre.

Durante 40 años Lemmy Kilmister hizo honor a su imagen de leyenda desbordada del heavy metal: drogas, alcohol, mujeres. No se privó de nada. Pero entonces le diagnosticaron diabetes, le implantaron un desfibrilador por sus problemas cardíacos y, finalmente, incluso tuvo que suspender algunos conciertos.

Con un simple "No puedo hacerlo", Kilmister interrumpió este año una serie de recitales en Estados Unidos. Y eso a pesar de que ya sólo fumaba dos cigarrillos por día, se había pasado de una botella diaria de whisky al vodka y hacía ejercicio regularmente en una bicicleta fija.

"Siempre fui sano, más allá de las drogas y el alcohol", bromeaba. Según comunicó su grupo la noche del lunes, Lemmy Kilmister murió a los 70 años como consecuencia de un cáncer muy agresivo, del que había tenido conocimiento apenas el 26 de diciembre. El líder de Motörhead deja dos hijos.

Ian Fraser Kilmister, como se llamaba Lemmy realmente, nació la Nochebuena de 1945 y fue un famoso mujeriego ya de adolescente: Llevaba su guitarra a la escuela para impresionar a las chicas y funcionaba. Y eso que entonces aún no sabía tocar.

En una entrevista con "B.Z.", terminó, sin embargo, con el rumor que afirmaba que se había acostado con 2.000 mujeres. Realmente fueron sólo 1.000, dijo. "Y si calculas todos los años, no es más que una por semana. Es decir, una cifra absurda", señaló.

El cínico hijo de un sacerdote de Stoke-on-Trent nunca encontró a la mujer de su vida, lo que no sorprende: "Creo que el amor es enamoramiento que se vuelve costumbre, porque la pasión no dura", dijo en una ocasión al diario británico "The Observer". "Uno se acostumbra a las personas. Y eso me parece letal. A mí me gusta ser sorprendido".

Hasta avanzada edad el vocalista y bajista salía de gira con su banda y publicaba discos regularmente. Pero el mayor hit de Motörhead ya tiene algunas décadas: "Ace of Spades", de 1980.

"Seguimos tocando rock and roll, pero muy rápido y muy fuerte. Aún espanta a los padres, eso es lo más importante. Apaguen esa música de mierca , eso es lo que queremos escuchar".

Desde 1975, Kilmister defendió con Motörhead un rock duro, sincero y dentro de lo posible muy estruendoso. "Rock n Roll Music is the true religion", se decía en el disco "The Wörld is Yours". Y de eso se trataba, ni más ni menos.

Lo asombroso es lo poco que el tiempo afectó al sonido de estos rockeros británicos. Incluso en los más recientes trabajos de Lemmy y sus compañeros de banda Mikkey Dee y Phil Campbell siguieron sonando auténticos y libres de influencias externas.

Y es que Motörhead no es una banda cualquiera. Es un fenómeno de la música popular y una de las grandes constantes musicales de las últimas décadas. El trío nunca se interesó por tendencias o modas. Eran ellos los que decían cómo debían hacerse las cosas. Fueron referencia para muchas otras bandas. A partir del rock, el metal y un poco de actitud punk hicieron algo original y propio.

Lo único que Lemmy no quería era aburrir a su público, que ahora estará escuchando su música al volumen más alto posible, tal como pidieron sus compañeros de grupo al anunciar su muerte en su página de Facebook.

Fuente: Dpa

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído