Agustina Casanova: "Ya no necesito apoyarme en mi imagen"

Chica full time. La periodista tiene 32 años y hace once entró en la tele por un casting. Es influencer, a veces modelo y también hace las mañanas en radio One.

POR PAULA BISTAGNINO / Especial

Siempre espléndida, acostumbrada a las cámaras y los flashes, simpática y sonriente, Agustina Casanova fue una de las grandes figuras de La Noche de las Radios, un evento en el que se presentaron las programaciones de distintas emisoras, incluida la One, donde desde hace cuatro años se encarga de la mañana, de 7 a 10. Y sigue en el noticiero de Telefe, donde está desde hace 11 años y de donde el público más la conoce.

Es un ritmo agitado, porque arrancás muy temprano…

Sí, me levanto a las 6 y si bien hay muchos días que estoy cansada o que me cuesta más levantarme, lo hago feliz y lo hago también porque lo siento como una misión y como un servicio: es la profesión que elegí, pero además lo hago pensando en el que está levantándose a la mañana para llevar a los chicos al cole, yendo al laburo o volviendo, haciendo el desayuno, y de verdad que yo siento y pienso eso cuando estoy ahí y les hablo a ellos.

La belleza te abrió puertas, llegaste desde la tele y te quedaste en la radio.

Sí, estudié pero llegué desde la tele. Ahora tengo 32 y arranqué ya hace 11, a los 21. Entré por un casting y después me empezaron a llamar desde distintos lugares: fui a TyC Sports, Canal 13, Telefe, donde trabajo desde hace 8 años en el noticiero. Ese caminito de la tele a mí me encanta y ya lo conocía. Ya estaba con un lugar y con propuestas. Por eso me siento una afortunada de poder trabajar no sólo de lo que me gusta y de lo que estudié, porque estudié periodismo, sino de haber descubierto la radio.

¿Hasta ese momento nada de radio?

No, siempre la veía con distancia, pero tenía todo ese relato de la magia y de lo distinto y me preguntaba cómo sería. Estaba haciendo en C5N un programa los domingos y ahí el gerente de ese momento me dijo que había una radio naciendo, One, y que si quería hacer la primera mañana con otro chico. Y ahí arranqué y sentí “yo de acá no me muevo más”.

Y salir del personaje maquillado y siempre teniendo que estar espléndida…

Eso es fantástico, porque no sé si todos pero necesito ese relax también. Además, la radio te permite decir cosas que en la tele realmente no podés. Son otros tiempos, es otra manera de decir. Y sobre todo generás un vínculo con la gente completamente distinto. Y la gente se sube a eso y lo celebra también. Pero, además, sé que soy mucho más fuerte en esto –hace señas de hablar- que en la imagen. Porque me libero de eso y puedo ser mucho más suelta. Es donde puedo mostrar mi lado B, la Agustina sin maquillaje.

¿Cómo es esa Agustina sin maquillaje?

Creo que una chica simple, familiera, bastante apegada a sus afectos, sí inquieta y con ganas… Tengo mi grupo de amigas de toda la vida.

P26-F1a-agustina-casanova.jpg

¿Venís de una familia muy acomodada y acostumbrada a esto?

No, vengo de una familia de clase media en la que vivimos y crecimos muy bien pero que yo vi a mis viejos trabajar mucho para criarnos y educarnos. Somos tres, yo soy la menor. Mi viejo es publicitario y mi mamá ahora está jubilada pero trabajó en el Poder Judicial muchos años. Fui a un colegio privado de Belgrano y tuve una vida como muchas, muy real. Creo que si no hubiera crecido en una familia en la que vi que las cosas se logran con esfuerzo y se hacen con pasión, no haría todo lo que hago como lo hago.

Además sos influencer, y esto es casi un trabajo más. ¿Te condiciona eso de tener que mostrarte de alguna manera?

No, la verdad es que forma parte del laburo. Hoy trabajás en la tele, en la radio y trabajás en las redes. Entonces soy muy consciente de eso y lo tomo así. Cuando me canse dejaré de hacerlo. Y tenés licencias de que no hay obligación.

¿Qué pasa con la privacidad y la exposición?

Yo, al menos eso creo e intento, no soy de exponerme mucho. Llevo una vida tranquila, mi exposición es por trabajo, no soy híper famosa y popular… Y mi vida está cuando llego a mi casa y cierro la puerta. Ahí está mi mundo, ahí está mi vida.

Estás en pareja desde muy joven, antes de entrar en los medios (con el productor y empresario Lautaro Mauro, 46 años), ¿cómo se sostiene eso en este medio?

La verdad es que él es un genio. Hace 12 años que estamos juntos –hace 5 se casaron- y desde siempre me apoyó e impulsó para que siga creciendo. Obviamente que hay días que me dice: “Agus, ¿y hoy qué tenés?”, porque sí, tengo un ritmo… Pero es un grandísimo, enorme compañero. Creo que todo el tiempo que llevamos juntos y todo lo que a la vez en este tiempo fui creciendo en mi trabajo van un poco de la mano. Porque hay que tener a alguien que te acompañe al lado para crecer. Si no, o no crecés o te separás. Me parece que es así siempre, y en este medio, en especial, tener un sostén y un apoyo afectivo es fundamental, como la familia, los amigos, la pareja.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído