Al cine

Wifi Ralph, Jefa por accidente y La mula son algunas de las opciones. Desde ayer, las carteleras se renovaron con propuestas para todos los gustos.

Neuquén. En vacaciones de verano, las salidas al cine suelen ser moneda corriente para matar el aburrimiento. Tras las fiestas de fin de año, los complejos de cine volvieron a coparse de estrenos, tanto para grandes como para chicos.

Entre ellos figura Wifi Ralph, la segunda entrega de Ralph El Demoledor, que esta vez se emprende en una aventura en el alocado mundo de internet. La historia se desarrollará cuando un chico fanático de los videojuegos y su mejor amiga dejan las comodidades del arcade de Litwak y, en un intento por salvar el videojuego de Vanellope, Sugar Rush, descubrirán un mundo nuevo que los adentrará en internet. Vanellope se ve inmediatamente atraída por este nuevo ambiente y Ralph siente un gran temor de perder a la única amiga que ha tenido.

Te puede interesar...

Embed

En la cartelera también aparece Jefa por accidente, una comedia melodramática encabezada por Jennifer López. La actriz se pondrá en la piel de Maya, una responsable empleada de una cadena de supermercado, que consigue ser reconocida por sus jefes. Sin embargo, tras alterar su curriculum -se presentará como egresada de Harvard- junto a su sobrino, conseguirá un lugar en la cúpula de una poderosa empresa de cosméticos.

Embed

A medida que su mentira perdure en el tiempo, a Maya se le hará más difícil diferenciar entre su perfil real y el inventado, que la pondrán contra las cuerdas.

Embed

Más: Además de los estrenos, hay otras seis películas que permanecen en cartelera.

El film funciona como una versión contemporánea de Cenicienta, en el que una plebeya llega a infiltrarse en la nobleza por casualidad o equivocación.

Por último, entra las nuevas opciones, figura La mula, protagonizada por Clint Eastwood. El octogenario actor y director encarnará a Earl Stone, un horticultor de casi 90 años, veterano de la Segunda Guerra Mundial que vive solo, abandonado por su familia, sin un peso en el bolsillo y a punto de perder su casa hipotecada. Ante tan desolador panorama, el anciano acepta un trabajo que significa mucho dinero: conducir su camioneta de un punto a otro para transportar drogas. Pronto, la DEA y los propios narcos para los que trabaja comenzarán a acosarlo y descubrirá que el dinero fácil tiene consecuencias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído