Alerta en el Bajo: le robaron 2 veces en una semana

Para el dueño del restaurante Nikolas House, la zona está liberada y de noche no pasa la Policía.

Neuquén.- El corazón del Bajo neuquino sufre desde hace un tiempo una ola de robos que preocupa a los comerciantes. La familia Martin, dueña del restaurante Nikolas House, sufrió dos robos en cuatro días. En el último, el diminuto ladrón sufrió un corte y dejó la marca de su pequeña zapatilla con sangre en el piso del local.

Luis Martin, de 62 años, es el hombre de la casa y el dueño del negocio familiar ubicado sobre calle Pampa al 200, donde robaron seis veces en dos años, las últimas cuatro durante el 2015. Allí trabaja con su mujer y sus dos hijos, de 21 y 31 años.

Atemorizado por los constantes robos, y con esa sensación aún fresca por el robo del martes de la semana pasada, Luis decidió pasar por su negocio el domingo a la noche, después de un asado.
"Me parece que tenemos novedades", le dijo a su señora Amalia, al ver levantada la cortina del frente del negocio.

"Veníamos de pasar un domingo bárbaro, asado, mate en el río, Plaza de las Banderas y al entrar vi todo revuelto, roto. La escena me partió el alma", comentó Luis, cargado de angustia.

Los delincuentes se llevaron mercadería y muchas bebidas alcohólicas, y hasta tuvieron tiempo para preparar en una heladera de camping más cosas para llevarse luego.

"La llenaron de las herramientas que utilizo para arreglar las cosas acá, la dejaron en la terraza. Tenían pensado volver", agregó.

"Yo tengo una teoría: para mí hay una zona liberada, acá a las 3 de la mañana, de lunes a domingo, no hay nadie", aseguró Luis.

"Yo tengo una teoría: para mí hay una zona liberada, acá a las 3 de la mañana de lunes a domingo no hay nadie, todos los vecinos de la cuadra y alrededores fueron robados, no zafó ninguno". Luis Martin. Dueño del restaurante. Nikolas Houser


Ingresó por un ventiluz

"Nos dimos cuenta que metieron a un chico por el baño. Allí hay dos ventanitas, por ahí no pasa una persona grande, muy chiquito tuvo que ser, y además había rastros de sangre", afirmó la hija del dueño.

Una vez adentro, el pequeño utilizó un talador (que habían preparado para llevarse en la conservadora), forzó la puerta trasera del local y dejó ingresar a los otros delincuentes.

Para no dejar el local solo, porque no quedó ninguna consigna policial, el comerciante decidió hacer guardia toda la noche.

"Tenía miedo de llegar y ver todo vacío. Fui a las 3 de la mañana y me quedé en la puerta haciendo guardia hasta la mañana siguiente. No vi pasar ni un patrullero", confió Martin a LM Neuquén.

6 veces le robaron en 2 años

Nikolas House Resto-Bar se inauguró a principios de 2014 en pleno corazón del Bajo. El primer año sufrió dos robos con importantes pérdidas económicas. Igual, la familia Martin lo mantuvo abierto. En lo que va del 2015 ya entraron cuatro veces al local, donde rompieron con saña distintas cosas del comercio.


Además, dijo que no hizo la denuncia porque "se cansó". "De los seis robos que tuve nunca recuperé nada. No tengo respuestas. Por eso me pareció innecesario hacer algo; si no cuido yo el bienestar de mi familia, nadie lo hace", agregó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído