policiales@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- Nadie parece salvarse de los robos. Ni siquiera los que pensaron que mudándose a un edificio iban a gozar de mayor seguridad y resguardo en comparación con vivir en una casa enrejada, de esas que abundan en la capital provincial.

El edificio ubicado sobre Bouquet Roldán al 577, entre Elordi y Sargento Cabral, ha sido blanco de los delincuentes en demasiadas oportunidades y eso alertó a los vecinos y también a los administradores. “Los ladrones ya han desvalijado dos departamentos en el cuarto piso y otro en el tercero”, indicó Brenda, una vecina que dialogó con LM Neuquén.

El último hecho que hizo preocupar a los vecinos, aunque muchos de ellos se enteraron con “delay”, fue el robo que sufrieron Andrea y su vecino, ambos del cuarto piso, durante el fin de semana. “Llegué y vi la puerta de mi departamento entreabierta, la mía y la de mi vecino. Me dio miedo y no quise entrar, así que bajé y toqué varios timbres hasta que me atendió un vecino y ahí llamamos a la Policía”, contó una de las víctimas a este medio.

Su relato coincide con el de Brenda, otra joven que vive en el segundo piso y que ese día vio dañada la puerta de acceso al edificio. “Habían barreteado la puerta y en la vereda una chica y otro vecino llamaron a la Policía. No es la primera vez que pasa. Yo hace un año y medio que estoy y ya robaron en varios departamentos”, aseguró la joven.

El móvil de la cuadrícula que llegó al lugar constató que en el interior del departamento violentado no había nadie. “Lo primero que vi que faltaba era la computadora. También me sacaron todos los anillos, las pulseras y cadenitas que tenía. Algunas eran de oro y plata, pero se llevaron todas por las dudas; también me revolvieron los libros y los CD, supongo que buscaban dinero”, presumió Andrea.

Según los cálculos que ella misma pudo hacer, el hecho habría ocurrido entre las 16 y las 17 del sábado. “A las 17:15 pasé a buscar algo por el departamento y me encontré con todo revuelto. Por suerte no estaba adentro”, reflexionó y agregó irónicamente: “Encima hay que agradecer eso, que uno no estaba.

A otra vecina que se mudó allí recientemente la tomó por sorpresa la nota que el encargado del edificio hizo circular por todos los departamentos al día siguiente sobre el robo (ver aparte).

Sin embargo, para otro vecino que vive en el tercero, la nota en la que se insiste en mantener la puerta cerrada con llave y no dejar pasar a extraños lo hizo sospechar de que algo había pasado.

Llamado de atención para los vecinos

“Insistimos en que no dejen entrar a extraños al edificio”, rezan varios carteles en el hall de edificio en el que en los últimos tiempos han desvalijado varios departamentos. Luego del robo que sufrieron dos vecinos del cuarto piso el fin de semana pasado, la administración emitió un comunicado en el que expresamente dice: “Se intima a ustedes a que cierren la puerta o denuncien a quien la deja abierta para cobrarle una multa. Para mayor seguridad de ustedes, se instalará una cerradura en el ascensor que solo permitirá subir a aquellos que tengan llave de ingreso”.

Misma modalidad, otra víctima

En marzo de 2016, uno de los inquilinos del tercer piso del edificio de Bouquet Roldán al 500 fue víctima de barreteros que, bajo la misma modalidad registrada en los otros robos, se alzaron con todo lo que encontraron incluso la carne que estaba en el freezer.

En aquella oportunidad, Daniel estaba trabajando cuando el encargado del edificio lo llamó y le comunicó que su vecina de enfrente había salido cerca de las 22 y había visto la puerta entreabierta. Los delincuentes revisaron todo lo que había en el departamento, pero eligieron objetos de tamaño reducido para poder transportar sin levantar sospechas. Entre las cosas seleccionadas había una computadora portátil Mac, una tablet, dinero en efectivo y varias botellas de vino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído