Allanaron un instituto por el caso de curas violadores

Los sacerdotes habrían abusado de los chicos, muchos sordomudos.

Buenos aires. En el marco de la investigación por los abusos en el Instituto Próvolo, desde las 9 de la mañana hasta las 17 de ayer se llevó a cabo un allanamiento en la sede de la ciudad de La Plata de la entidad religiosa educativa para estudiantes sordomudos, a raíz de la causa por al menos 17 abusos sexuales ocurridos entre 1982 y 2002.

Efectivos de la policía científica de la Policía Federal ingresaron al establecimiento y a un anexo ubicado en la vereda de enfrente donde se realizan talleres. Durante el procedimiento, que responde a una denuncia radicada en diciembre de 2016, se secuestraron cajas con documentación, carpetas con los datos filiatorios de los estudiantes e información de los imputados. El italiano Nicola Corradi y el cura argentino Horacio Corbacho –detenidos desde hace casi dos años por abusos en la sede del instituto en la ciudad de Luján de Cuyo, Mendoza, donde fueron enviados después de su estadía en la sede platense– son los principales acusados por los abusos.

En el allanamiento, a cargo de la fiscal platense Cecilia Corfield de la UFIJ 15, especializada en Trata de Personas y Pedofilia, se realizó también un reconocimiento del lugar para constatar la semejanza de los espacios con los mencionados en los relatos de las víctimas denunciantes, hoy en su mayoría adultos.

Padres de presuntas víctimas, la mayoría de ellos sordos e hipoacúsicos, presentaron la denuncia. Aún no hubo detenciones en La Plata.

Según informó el canal de noticias TN, en el lugar se habrían encontrado también elementos con los cuales eran castigados los alumnos, como varas de madera. De acuerdo con algunos testimonios los menores eran sometidos en ese momento a arrodillarse en sal o maíz a incluso a bañarse con agua fría.

Al igual que como ocurría en Mendoza, los alumnos pupilos, que dormían en el establecimiento lejos de sus familias, eran las principales víctimas. Esa modalidad hoy no existe y todos los estudiantes se retiran después de clases. Según los denunciantes de la sede de Luján de Cuyo, los más vulnerables (aquellos que no podían hablar o expresarse con facilidad) eran seleccionados especialmente, golpeados y abusados.

“Les apagaban los audífonos y los obligaban a ver cómo abusaban de todos. Los chicos querían expresarse a su manera, pero les rompían los dibujos”. Mariana Díaz. Madre de una víctima

17 abusados

Son al menos los que hicieron la denuncia contra los curas del Instituto Próvolo. Nicola Corradi y Horacio Corbacho, quienes ya están presos por denuncias similares en Mendoza, son los principales acusados.

Un ginecólogo, culpable de acoso.

La Justicia salteña condenó a un ginecólogo por un caso de abuso sexual en su contra denunciado en octubre y el mismo día de la sentencia también le dieron la libertad.

Rafael Dante Orellana trabajaba en el CIC del barrio Unión hasta el día en que una mujer lo acusó de acoso sexual.

El fallo que se produjo lo encontró culpable y le dieron diez meses y quince días de prisión efectiva; sin embargo, recuperó la libertad de inmediato por haber agotado la pena.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído