Alojarse gratis en más de 600 hoteles de todo el mundo es posible

Del 18 al 24 se celebra la segunda edición de la Semana del Trueque. ¿Cómo se consigue lugar?

¿Querés viajar sin gastar demasiado? ¿Te imaginás alojándote en un hotel en la Toscana sin pagar un solo euro o disfrutar de unos días en una casa junto al mar cerca de Ciudad del Cabo sin desembolsar un rand? La propuesta es posible a través de una fórmula tan sencilla y vieja como el trueque. Cada vez son más los establecimientos hoteleros dispuestos a alojar a huéspedes a cambio de su talento. En otras palabras, a prescindir de la transacción económica ofreciendo una estancia gratuita a cambio de actividades manuales, creativas, didácticas, o de un bien personal.

La consolidación de esta opción también en materia de viajes se pone de relieve en la segunda Semana del Trueque, una iniciativa internacional que tendrá lugar entre el 18 y el 24 de este mes, y que llega precedida por el éxito del año pasado. Inspirada en el concepto original de la Settimana del Baratto, una propuesta del portal italiano Bed and Breakfast que desde hace once años permite alojarse en todo el país gracias al intercambio, la Semana del Trueque ha aglutinado en esta ocasión 600 alojamientos. Son cien hoteles más que el año pasado, ubicados en 67 países de los cinco continentes.

Te puede interesar...

La dinámica es sencilla. En la página web de Barter Week aparece publicado el listado de los B&B participantes. Cada uno de ellos se acompaña de la descripción de los deseos de sus propietarios y de lo que ofrecen a cambio. Los viajeros interesados en alguna de estas propuestas, previo registro, simplemente deben ponerse en contacto con los responsables del establecimiento a través de un mensaje y acordar la forma de realizar el intercambio. Para simplificar todavía más las cosas, además del listado de hoteles, en esta ocasión se han categorizado las propuestas, de forma que quienes se postulan ofreciendo sus conocimientos o habilidades pueden consultarlas directamente. En caso de que un establecimiento no haya especificado sus exigencias, los viajeros pueden plantearle sus propuestas directamente.

Aunque la mayoría de las pernoctaciones se suman a esta semana especial -una de las que registran menos reservas del año-, en algunas ocasiones, los propietarios aceptan intercambios en otras épocas del año.

Una cuestión de oferta y demanda

Dos ejemplos. Andrea desea contactar a un músico que les amenice una cena en su B&B de Florencia (Italia). Lauretter, dueña de una pequeña casa en Sudáfrica expuesta al aire del mar, estaría encantada con la presencia de alguien que ayude en tareas de mantenimiento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído