El clima en Neuquén

icon
15° Temp
82% Hum
La Mañana Cine

Arriba el telón: la historia del cine en Neuquén

Los Esteban, Exhibidora del Sud, la labor de don Cándido Pérez y familia, los Savrón, fueron los hacedores en el valle.

Ante la pantalla grande y desde las butacas, la magia del cine permanece intacta. Prueba de ello fue la cantidad de espectadores, de familias, de niño/as que rieron, lagrimearon o saltaron con los filmes que se ofrecían en las salas neuquinas y valletanas, en general.

Te puede interesar...

Antecedentes neuquinos sobre cinematografía

El primer bar y cinematógrafo neuquino funcionó en el local de la farmacia de A. Imperiale y Cía. (sociedad comercial fundada en febrero de 1904): allí se instaló el Bar Argentino, en el que se jugaba al billar y juegos de salón. También se daban funciones de cine programadas, en las que se utilizaba un proyector a kerosén, como lo recuerda don Ángel Edelman en la Primera Historia de Neuquén. Las funciones se daban los sábados y días festivos; la entrada general costaba 0,50 y las de preferencia 1 peso. Las proyecciones continuaron hasta fines de 1909, año en el que por cambio en la firma dejaron de operar en ese ramo.

El cine eléctrico

Fue inaugurado por don Alejo Serrano y atendido por su hermano Guillermo. Era un cine con proyector de corriente eléctrica. La función inicial tuvo lugar el domingo 22 de enero de 1911, en el salón del Hotel Confluencia, con servicio de bar y confitería, y se repetía todas las noches.

En octubre del mismo año, el nuevo Biógrafo Gold, instalado en el Hotel Nacional, inició el sábado 21 una temporada de cine, con dos funciones diarias el domingo que se anunciaban por medio de bombas. El 21 de febrero de 1915 colaboraron con la primera fiesta importante organizada por la Asociación Española.

Esta etapa del cine mudo se vio reflejada en la velada cinematográfica organizada para el 12 de octubre de 1926 en el Bar La Alegría, evento que se continuó con un baile en el Bar Confluencia y la función de beneficencia que ofrecieron el 21 de abril de 1924 los empresarios del Biógrafo Confluencia.

Posteriormente se registraron en actividad los cines Odeón y Avenida, a los que se sumará el Cine Teatro Español.

La Asociación Española de Socorros Mutuos

Cuando la capital neuquina, asentada en la Confluencia de los ríos Limay y Neuquén, daba sus primeros pasos luego de su traslado, en el año 1904, un grupo de españoles bajo la iniciativa de don Arsenio Martín apeló a la colectividad española para que se uniese y constituyera una sociedad de Socorros Mutuos e invitó a concurrir el domingo 14 de febrero de 1909 al salón Argentina, de Imperiale y Cía., para cambiar ideas y nombrar una comisión.

Según relata don Ángel Edelman en Recuerdos Territorianos fue laboriosa y dilatada la gestión para lograr el local propio. El mérito se debe a las gestiones de Florentino Ferreras y de José Domene Giménez.

El cine como herramienta de transferencia de la cultura hispánica al nuevo mundo

El cinematógrafo es un entretenimiento de masas. El Cine Teatro Español de Neuquén fue el resultado de la tesonera labor de los miembros de la Asociación estudiada y anunciaba un promisorio porvenir: se transformó en el primero de la capital. En el contrato firmado con los hermanos Esteban (Domingo, Fortunato y Alfonso) para la explotación del cinematógrafo, la locadora se reservaba ciertos días al año para funciones de beneficencia, en la que parte de la recaudación sería para la Asociación Española. En estas fiestas las películas a exhibir debían ser españolas; tal es el caso de La reina mora, que había sido ofrecida por la Distribuidora General de Películas de Bahía Blanca; Yo traicioné, y luego, el 9 de julio de 1939, El Barbero de Sevilla o Suspiros de España, el 14 de diciembre del mismo año.

Con el criterio de exhibir películas españolas se festejó el día de la Raza en 1941, y en 1942 se le solicitó un film español, Héroe a la fuerza, en la que actuaba Miguel Ligero; la función se completó con una película del cine nacional a elegir entre El maestro levita o La hija de Juan Simón.

El día de la Raza de 1948 se acordó con los inquilinos del Cine Teatro la realización de un festival cinematográfico en el que presentarían Don Floripón, El testamento del Virrey y La hermana San Sulpicio. Las entradas eran de $1,50, y gratis para los socios.

Cuando la oleada inmigratoria creció colosalmente a fines del 40 y principios de los 50, aumentó la oferta de espectáculos originados en la Madre patria, por lo que los hermanos Esteban informaron que habían obtenido la película Ronda Española. Más adelante se proyectarán La monja gitana y De Madrid al cielo. Para esta época, 1956, los inquilinos Esteban decidieron mejorar el sistema de proyección dotando al Cine de una pantalla panorámica.

cine-5.jpg

Don Cándido Pérez

Nació en Dorrego, provincia de Buenos Aires, el 14 de octubre de 1913, y falleció en diciembre de 1986. Era hijo de Manuel Pérez Conde, nacido en Vigo, España. Arribó a la Argentina a los 18 años, y trabajó como contador. En Dorrego conoció a su esposa, Damiana Báez, y se radicó allí. Tuvieron 5 hijos: Manuel, Mariana, Eugenia, Josefina y Cándido.

Cuando falleció su papá, Cándido tenía 18 años y se hizo cargo de su familia, trabajaba en el Cine ambulante, y junto a su familia recorría en “catramina” los pueblitos de la provincia de Buenos Aires.

Es así como se conectó con los hermanos Esteban, que eran los dueños del Cine Español, y que necesitaban un operador en Neuquén. Insistieron y se vino en tren “al desierto” relata Dina, la esposa de don Cándido.

Recuerda que cuando se inauguró el Cine Belgrano gobernaba el territorio el Sr. Berenguer y don Pérez trabajó allí, y Juan Rocha en el Español.

Como Cristina Muller tenía el bar en el cine y Dina trabajaba con ella, se conocieron con don Cándido.

Pérez y Rocha comían en la pensión de Juana Arnaudo, calle Belgrano y Diagonal 9 de julio, al mediodía, Dina pasaba y se conocieron.

cine-4.jpg
Familia de Cándido Pérez.

Familia de Cándido Pérez.

Dina Nélida Landaeta

Nació en Las Lajas, provincia de Neuquén, hija de Obeslinda Cerda y Antonio Landaeta, de origen vasco francés, que tuvieron 3 hijos.

Cuando murió Obeslinda, se vinieron a Neuquén a vivir con una tía: Dina fue a la Escuela 121 cuando era director el Sr. Cortez Rearte.

Al poco tiempo Cándido y Dina se casaron, y de su unión nacieron Nélida Mercedes, Juan Manuel, Miguel Ángel y José Ignacio.

Cuando la familia se instaló en Neuquén, comenzaron a vivir en el Cine Español, donde Cándido realizaba múltiples funciones en el Cine: era operador proyectista, electricista y también, si la situación lo requería, era acomodador.

cine.jpg
Los hermanos Savrón.

Los hermanos Savrón.

Las primeras películas proyectadas

Dina cuenta que proyectaron Lo que el viento se llevó, Raíces de Pasión, Cuando los duendes cazan perdices, Tarzán, El Zorro, entre otras. Para los que concurríamos en la década del ‘60 recordamos que las películas más importantes se daban en el Cine Español, y las más populares en el Cine Belgrano. También recordamos que don Pérez, de acuerdo con los hermanos Esteban, proyectaban los viernes las llamadas funciones “continuadas” donde, en primer lugar, se daban los Sucesos Argentinos y Noticieros.

“El cine siempre fue concurrido por los neuquinos, lo elegían como favorito. Además en el intervalo, los asistentes al cine, iban a las confiterías a tomar café.”

En los recuerdos de Dina está el aprecio hacia los hermanos Esteban, de los que su esposo fue la mano derecha en este gran emprendimiento cinematográfico. Recuerda las grandes figuras que visitaron Neuquén con motivo de algún estreno: por ejemplo Mecha Ortiz, Luis Sandrini, entre otros.

Los cines neuquinos: historias de vida que tuvieron como escenario el Neuquén del ayer y su vida cultural y de entretenimiento. Para quienes transcurrimos nuestras infancias en el cine, un repaso por esos días mágicos, llenos de películas y entretenimiento.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.5555555555556% Me interesa
86.111111111111% Me gusta
1.3888888888889% Me da igual
2.7777777777778% Me aburre
4.1666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario