Bajo cero en Liniers, que sólo se calentó con Mauro

Pobre empate entre Vélez y Boca en la ida de los cuartos. Hubo insultos a Zárate, incluso durante el himno que se cantó previo al partido. Pavón se enojó con el cambio. La revancha, el jueves.

Embed

En el cruce de cuartos de final de la Copa de la Superliga en el que todos miraron a Mauro Zárate de nuevo en el campo de Liniers, Vélez y Boca terminaron entregando un 0 a 0 rotundo que tuvo como gran responsable al arquero visitante Estaban Andrada, sobre todo por el hecho en el complemento.

El convite para cerrar el domingo en la Argentina se presentaba atractivo, pero en Liniers predominó el hostigamiento a Zárate en su vuelta a la cancha que supo ser su casa deportiva, sobre el fútbol. El delantero hizo dupla con Ramón Ábila, pero sin gravitar demasiado en las acciones ante un rival joven que careció de imaginación en la mayor parte del trámite como para arrimar peligro, aunque en el tramo final estuvo decidido a ir por todo. El otro atacante xeneize, Cristian Pavón se enojó con el cambio (fue reemplazado por Tevez) y pateo una botellita de agua.

Te puede interesar...

La más clara del dueño de casa llegó recién al minuto del complemento, en un tiro de esquina al primer palo que Thiago Almada peinó y terminó dando contra el travesaño. De nuevo Vélez estuvo cerca de la apertura a los 28, tras un desborde y centro desde la derecha del ataque que Julio Buffarini quiso controlar con el pecho y no hizo más que habilitar a Pablo Galdames. A puro reflejo, Andrada terminó tapando el cabezazo a quemarropa del delantero dentro del área chica.

velez boca copa superliga.jpg

El último cuarto de hora mostró lo mejor del conjunto de Gabriel Heinze que tuvo clara intención de ir búsqueda de la victoria. Álvaro Barreall probó de media distancia al 1 que de nuevo respondió volando y sacando la pelota al tiro de esquina. Andrada agiganto su figura debajo de los palos visitantes solamente dos minutos más tarde, tapando abajo sin dar rebote ante el ingreso nuevamente de Barreal que le aportó mucho al ataque de Vélez.

Falta de fortuna fue la única explicación para el remate al travesaño de Leandro Fernández desde afuera del área, con el arquero ya superado a los 41, aprovechando una gambeta con enganche de Agustín Bouzat cerca de la línea del área. Todo se definirá en cancha de Boca el próximo jueves. El que gane se instala en semifinales, pero Vélez ahora tendrá la carta del gol de visitante para inclinar la balanza en caso de que predomine el empate.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído