Boca y el Millo cayeron muy bajo

Cero en todo. Igualaron en un pobre clásico. River no supo aprovechar el hombre de más. Buen arbitraje de Herrera. Piensan en la Copa.

Buenos Aires.- Se sacaron el clásico de encima. Así de simple. Esta nueva edición del derbi cayó en un momento inoportuno y dio la sensación de incomodar a ambos. Con la mente en la Libertadores y ya sin chances en el torneo, Boca y River tuvieron que recurrir a sus figuras aún contra sus intereses coperos, sólo por lo que implica el partido para los hinchas. Lo único que pretendían era no perderlo. Y así se fueron conformando y enamorando del empate. Cero a cero y a otra cosa mariposa.

El derbi arrancó a puro vértigo, pero a los pocos minutos se produjo una jugada que condicionaría el desarrollo. El irresponsable Pablo Pérez quiso vestirse de justiciero y se fue expulsado correctamente por Herrera (ver aparte). De todos modos, en la primera etapa no se notó que el local jugaba en inferioridad numérica, un poco por el despliegue xeneize y otro tanto por la falta de ideas del Millo para hacer valer el hombre de más. Recién a poco del final inquietó River con la zurda mágica de D'Alessandro, en un tiro libre que Orión mandó al córner en notable respuesta. Boca, con más garra que fútbol, tuvo la suya en los pies de Tevez, que exigió a Barovero. En un primer tiempo accidentado, sobre todo para el dueño de casa, el equipo del Mellizo sufrió otro contratiempo: la lesión de Fernando Gago. La etapa inicial se fue, entonces, con escasas emociones.

Inoportuno, este nuevo clásico incomodó a ambos y sólo trataron de no perderlo.

La tónica no varió en el segundo tiempo. Boca intentaba como podía y River no se decidía a ir a ganarlo. En ese contexto, lucía más compacto el Xeneize, con Lodeiro tratando de ponerse el equipo al hombro y la movilidad de Pavón y Tevez. Para colmo, el mensaje de Gallardo con los cambios no fue saludable: sacó a los dos delanteros titulares. Por Alario entró Alonso y, más polémico, por Mora ingresó un volante, Driussi.

Todo se reclamaba a los gritos, a mil pulsaciones, pero de jugar ni hablemos. Salvo un rebote que dio Orión y que Alonso, en posición adelantada, envió a la red y dos llegadas peligrosas para Barovero gestadas por Pavón, aunque no pudieron ser conectadas, no pasó mucho más. Se sacaron el clásico de encima. Se sacaron un cero grande....

"Estoy conforme, jugamos con uno menos y River no llegó al arco". G. Barros Schelotto. Entrenador de Boca

"Nos vamos con sabor amargo porque queríamos ganar". Gabriel Mercado. Defensor de River

"El partido estaba para otra cosa. Me tocó defender y ayudar". Nicolás Lodeiro. La figura de Boca


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído