El clima en Neuquén

icon
Temp
43% Hum
La Mañana Heredia

Caso Ávalos: "Los compañeros de Sergio ocultan información"

Se trata de los amigos y compañeros con los que fue al boliche esa madrugada. Esto lo aseveró la querella tras realizar el pedido de unas 40 testimoniales a la Justicia Federal.

La investigación por la desaparición forzada de Sergio Ávalos, concretada el 14 de junio de 2003 en el boliche Las Palmas, transita una etapa de definiciones de acuerdo a lo relatado por los querellantes Sergio Heredia y Leandro Aparicio, así como también lo anunció Asunción Ávalos.

Ayer martes, después de un largo fin de semana de trabajo, Sergio Heredia acudió a la sede de la Justicia Federal y tras mantener una reunión con la fiscal Mariana Querejeta entregó un pedido para realizar unas 40 testimoniales.

Te puede interesar...

Entre ellas, figuran nombres de militares y policías, un par de ex legisladores provinciales y también ex funciones municipales de la época.

La citación suma a ex dirigentes estudiantes que se mostraron un tanto reticentes en las charlas previas según lo advirtió Heredia el pasado viernes en la presentación del libro “Desaparecidos en democracia”, de la escritora Adriana Meyer.

El querellante ya adelantó públicamente que “el caso está resuelto en un ciento por ciento” y también remarcó en la plaza San Martín de Picún Leufú, el pasado 14 de junio al cumplirse los 19 años de la desaparición del joven estudiante, que “hay compañeros que han ocultado información. Ya son personas grandes y necesitamos que todos cuenten la verdad”, remarcó Heredia a la comunidad ese día.

Incluso, en pleno acto, contó que había seis jóvenes de Picún que esa madrugada estuvieron en el boliche y se cruzaron con Sergio, de hecho, durante la jornada, Heredia y Aparicio, tuvieron conversaciones claves en el pueblo.

“Están pasando cosas similares al caso de Daniel Solanos (el joven de Tartagal que trabajaba en Choele Choel y fue asesinado y desaparecido de adentro de un boliche por la policía rionegrina). Daniel esa noche estaba con 15 compañeros que por miedo no quisieron hablar y nosotros los denunciamos por encubridores”, contó Heredia.

En el caso Ávalos, lo que estos compañeros de residencia no cuentan podría adquirir la misma figura según el letrado. Esto es así porque la desaparición forzada es un delito de ejecución continua, es decir que se está cometiendo en este momento, y de lesa humanidad.

Acto Sergio Avalos.jpg

¿Qué ocultan los compañeros?

Entre los detalles relevados por la querella, ha trascendido una trama en la que los compañeros de residencia de Sergio, “no han contado toda la verdad y tenemos elementos para descreer que se hayan ido del boliche sin saber nada de Sergio”.

Lo que suponen los querellantes es que hubo detalles que no contaron en su momento por temor a la Policía, situación que se agravó después de la desaparición cuando un móvil no identificable, un VW Polo blanco, se estacionaba a metros de la residencia estudiantil del barrio Santa Genoveva.

Ese móvil, no se sabe por qué estaba parado en inmediaciones de la residencia, si por prevención o a modo de apriete para que los jóvenes no abrieran la boca.

No obstante, la querella está convencida que ese temor de los jóvenes, hoy adultos y padres muchos de ellos, permite que siga vigente el pacto de silencio de la seguridad de Las Palmas.

Si bien ya hubo aportes claves, restan otros testimonios que se han mostrado más reticentes. “Hoy son personas grandes y tienen familia no deben continuar callando. Don Asunción merece terminar este peregrinar”, señaló Heredia.

Otro dato clave, surgió a partir del testimonio de Mercedes Ávalos que recién fue citada a declarar por primera vez el año pasado. Mercedes confirmó que Sergio tenía previsto llegar ese sábado 14 de junio a las 14 a Picún Leufú.

De hecho, cuando salió para Las Palmas Sergio dejó el bolso armado arriba de la cama.

Al no llegar Sergio a Picún, Mercedes y Asunción llamaron a la residencia estudiantil donde atendió el teléfono fijo una joven que les dijo que no estaba.

Desde ese momento, los compañeros sabían que Sergio no estaba en Picún, es decir no había viajado, y que no había vuelto del boliche. “¿Por qué no hicieron nada o sus amigos estaban esperando que la Policía soltara a Sergio por algo que vieron en el boliche?”, disparó en forma sugerente Heredia.

Todos estos avances en la investigación han generado tensión hasta en el seno de la familia Ávalos.

Pese a ello, los querellantes siguen adelante y aseguran que van a demostrar quiénes son los responsables de la desaparición forzada de Sergio Ávalos.

Ahora se aguarda que la Justicia Federal defina la fecha para arrancar con la maratón de testimoniales. Una vez que concluya, se lanzarán el ataque final elevando el pedido de imputación del círculo del poder de Las Palmas, el personal de seguridad y civil, a partir de una reconstrucción pormenorizada de todo lo ocurrido en el boliche la madrugada en la que Sergio Ávalos fue desaparecido.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario